Archivo de la etiqueta: Web 2.0 y está etiquetada con #elalpujarreño

foto_invitacion

RETRANSMISIÓN EN DIRECTO LIBRO ” José Miguel Villalobos Cabrera (1772-1825) “Un héroe alpujarreño en la Guerra de la Independencia” escrito por D. Germán Acosta Estévez” – RUBITE 8 OCTUBRE 2016

RETRANSMISIÓN EN DIRECTO.

” José Miguel Villalobos Cabrera (1772-1825) “Un héroe alpujarreño en la Guerra de la Independencia” escrito por D. Germán Acosta Estévez.

 RUBITE 8 OCTUBRE 2016.

 

pegatinavino

 

foto_invitacion_1

“Un héroe alpujarreño en la Guerra de la Independencia”.

foto_invitacionEl próximo 8 de octubre, a las 12:00 horas, tendrá lugar en Rubite, en el Parque Federico García Lorca, la presentación del libro José Miguel Villalobos Cabrera (1772-1825) “Un héroe alpujarreño en la Guerra de la Independencia” escrito por D. Germán Acosta Estévez.
El acto contará con la presencia de varias personalidades de la política provincial, como el Presidente de la Excma. Diputación de Granada, D. José Entrena Ávila, o alcaldes de los distintos municipios que integran la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical,  ejerciendo de anfitrión el titular del municipio de Rubite, D. Arsenio Vázquez Moreno y su corporación municipal, principal apoyo para la publicación de la obra. Al acto también asistirán personalidades del mundo de la cultura o la Universidad, entre ellos, D. Miguel J. Carrascosa Salas, Presidente de Honor del Centro UNESCO  de Andalucía; además han confirmado su presencia  familiares y descendientes del insigne militar, como es el caso de Dña. Mª. Concepción Pérez Villalobos, Profesora titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Granada. También se contará con una representación  importante de nuestro Ejército.
Recoge el libro la trayectoria vital de un hombre valiente, inteligente, sagaz, determinado, precavido, paciente estratega, fiel guardador de la jerarquía, convencido constitucionalista y parco en palabras, nacido en el seno de una familia de origen hidalgo venida a menos,  y que fue un mito entre las gentes del Altiplano granadino y comarcas colindantes, pero que no ocupó el lugar que le correspondía por derecho en la historia, junto a otros guerrilleros quienes, como el rubiteño, habían luchado con tanto ahínco y denuedo por la libertad del pueblo español.
El acto estará amenizado por el grupo de música Zarzamora de Rubite y, al final del mismo, se invitará a los asistentes a degustar un plato tradicional del lugar.
Aprovechando la festividad de la “Virgen del Rosario” patrona del municipio la comisión de fiestas de Rubite tiene prevista la celebración de varias actividades.

pampaneira

La Alpujarra de Granada, donde se detiene el tiempo.

La comarca alpujarreña se abre al turista para ofrecerle tranquilidad, senderos que surcan paisajes sorprendentes y una rica gastronomía a base de chacinas y productos de la huerta.


600x300 Best Price


Diez y media de la mañana en Capileira. Sólo se oye silencio. Si acaso, el ‘ruido’ del agua manando de alguno de los hontanares que hay junto a la carretera que conecta con Bubión. Senderistas tocados con gorro de paja y bastón van y vienen, vienen y van. Un placentero paseo matutino por el barranco del Poqueira, a unos mil quinientos metros de altitud. Quizá el prolegómeno de otras gestas -por ahí pasa el gran sendero Sulayr y el Mulhacén está a tiro de piedra desde el alto del Chorrillo-. Así son los días en el corazón de la Alpujarra. Tranquilidad. Tranquilidad, incluso, pese a la notable afluencia de turistas estas semanas atrás. Agosto es agosto… incluso en la Alpujarra.Porque sí, la Alpujarra es terreno propicio para el saludable ejercicio de caminar y también, por supuesto, de yantar. De eso sabe mucho Luis, que regenta un negocio de productos alimenticios artesanales en Capileira. Miel, mermelada, caramelos, chocolate, quesos y chacinas. Todo cien por cien alpujarreño. Todo cien por cien exquisito. Los clientes conocen a Luis y Luis conoce a los clientes. Algunos le compran todas las mañana. Un cuarto de kilo de jamón de Pórtugos, dieciocho meses de curación, cinco euros. Servido y pesado. «Hasta luego». «El mes está siendo bueno», comenta Luis. «Como el año pasado», puntualiza. «Aquí no para de entrar la gente, aunque el mogollón de gente viene normalmente entre las doce y media y la una».
Cuesta arriba, a unos cincuenta metros, se encuentra el Servicio de Interpretación de las Altas Cumbres ‘Vertiente sur’. De ahí salen los aventureros que anhelan tocar el Mulhacén. Tres cuartos de hora en autobús hasta el Chorrillo, tres horas de subida hasta la cima y luego dos de bajada. «En un día lo haces sin problema», asegura Jorge, encargado de atender este punto de información. «Además -agrega- lo haces acompañado de guías que te van explicando todo lo que te encuentras en el camino». Los usuarios del Servicio de Interpretación son fundamentalmente parejas. También familias -menos-. Respecto a la procedencia, aproximadamente el setenta por ciento son españoles y el treinta por ciento restante, extranjeros.


autumn sales 120x90


Buena parte de la vida social de Capileira se desarrolla en la plaza del Calvario, a la espalda de la iglesia mudéjar de Nuestra Señora de la Cabeza, construida en el siglo XVI. María Luisa, jueza de paz por la mañana y bibliotecaria por la tarde, habla con Manolo, el barrendero. Le pregunta por la salud y la familia. Se conocen de toda la vida. María Luisa y Manolo son capilurrios de siempre. Allí, en Capileira, viven en verano y también en invierno. «Ahora hay mucha gente, pero cuando vienen los fríos esto es algo más aburrido», refiere lacónica. «Pero aquí se vive bien», apostilla.
Cerca de allí, en la calle Hornos, Toñi, Antonio y Araceli hablan de lo divino, pero sobre todo de lo humano. De las cosas de Capileira. Toñi ayuda a su hija en la cocina del Fogón de Raquel. Ahora tienen mucho lío -bendito lío-. «Los comensales siguen pidiendo el plato alpujarreño y las recetas autóctonas, pero cada vez hay más que
buscan innovación y cocina vegetariana». No tienen que irse muy lejos para llenar la despensa. En Capileira hay fecundas huertas que dan pimientos y tomates de primera.
Como los que produce Antonio Ortiz en la azotea de la casa de dos plantas que tiene alquilada en la misma calle Hornos. Desde ahí arriba el mundo se ve precioso. «Vinimos a Capileira hace tres años, nos enamoramos del pueblo y llevamos aquí desde este invierno», comenta Antonio, todo felicidad, todo cordialidad. Jubilado ya tras una vida dedicada al mundo de la empresa y residencia en Marbella, ahora se dedica a caminar. «Mi gran terapia», afirma. Una horita para allá y otra para acá. Los niveles de azúcar y colesterol, como los chiquillos. «Aquí queremos seguir, posiblemente, hasta que nos muramos», dice Antonio mientras sus dos perritos, Chupito y Lupita, corretean a su alrededor. Antonio y Araceli, su esposa, tienen la fortuna de compartir lindera con una de las vecinas más insignes de Capileira, la señora María Nieves, con ochenta y nueve primaveras bien llevadas sobre el bastón que emplea para moverse. María Nieves no dudó en posar con donaire para la prensa -véase la página catorce de este periódico-. Lo hizo junto a la fachada encalada de su vivienda en la calle Hornos. Rodeada de flores rojas y rosas. Con una sonrisa de oreja a oreja -y eso que María Nieves aún no sabía que Antonio y Araceli le habían preparado una empanada para el almuerzo-. Subiendo la calle Hornos, en dirección hacia la casa de la cultura está el Museo, que lleva el nombre del accitano Pedro Antonio de Alarcón, autor de ‘La Alpujarra’, un libro de viajes escrito a finales del siglo XIX. Allí se puede contemplar una muestra de la arquitectura popular de la zona y se exponen también herramientas y enseres domésticos utilizados en la comarca.
Otra visita obligada para los ‘extraños’ que eligen Capileira para veranear es ‘La exposición’. Un lugar apacible donde ahora muestran sus obras Thierry Van Hecke, Cristóbal y Jaqueline Hoare, Jaime Avilés y Rafael Chacón. Cerámica, tallas en madera y óleos. Escenas de la Alpujarra. Escenas llenas de encanto.
La Alpujarra, donde se detiene el tiempo.

Fuente: ideal

12002184_503541879808732_1318076933587258427_n

RetoBike 0-3000



600x300 Best Price


El próximo 24 de Septiembre tendrá lugar el II RetoBike 0-3000, PEDALADAS DE ALTURA contra el cáncer. Una travesía en bici de ruta desde Motril a Pico Veleta.
En su primera edición estuvo pensada para la participación de personas diagnosticadas de cáncer, que han seguido practicando el deporte del ciclismo a un nivel de intensidad suficiente como para plantearse este desafío, como ejemplo de superación y capacidad, después de pasar por un proceso oncológico. Y para ciclistas, familiares de enfermos oncológicos, como personas muy conscientes de lo que supone una experiencia de cáncer en una familia.
Y a partir de este año RetoBike 0-3000 estará abierto también a cualquier ciclista sensibilizado con esta causa, como muestra de apoyo y ejemplo de acompañamiento a las personas afectadas.
En cualquiera de los tres casos, si te planteas acompañarnos en este reto solidario, ponte en contacto con AECC-Granada: C/ Tórtola, 3-Bajo. Granada; 958293929. 691806384. Antonio Gómez Chica. ¡Contamos contigo!

aecc113100667_583613455134907_2884175168411457776_n


autumn sales 468x60


Cuestiones organizativas, normativas y deportivas del II RetoBike 0-3000 (Cont.):
Recordamos las localidades por las que discurrirá RetoBike 0-3000 y las horas aproximadas de paso. En algunas de ellas, como en Padul, contaremos con el acompañamiento de un grupo de ciclistas del club local Laguna Bikes, que pedalearán con nosotros desde la salida de Dúrcal hasta Otura. Así como todos aquellos “ciclopaseantes” que participen en la quedada “PADUL AL PEDAL, contra el cáncer”, que lo harán por todo el pueblo.

Mencionar también que en el avituallamiento sólido situado CC. Serrallo, habrá familiares y amigos de los participantes para animarles y alentarles para afrontar el tramo final, la subida a Sierra Nevada.

4. RECORRIDO (152 kms.) y ESTIMACIONES HORARIAS:
SALIDA (8.00 h.): Playa Granada (Villa Astrida) – N323 – MOTRIL – A4133 (La Gorgoracha) – VELEZ DE BENAUDALLA – A436 – A348 – ORGIVA – LANJARON (Avituallamiento Sólido-Líquido. 10.30-10.45 h.) – N323 – LECRIN – N323 – DURCAL – N323 – PADUL (Avituallamiento líquido. 11.45-12.00 h.) – N323 – GR3301 – OTURA – DILAR (- GR3209 – GOJAR – Ctra. de La Zubia – LA ZUBIA – Ctra. de La Zubia – A4028 – A4027 – HUETOR VEGA – GR3202 – GRANADA (Paseo Laguna de Cameros: Avituallamiento Sólido-Líquido. Recibimiento familiar- 13.00-13.30 h.) – C/ José Tamayo – Av. de Cervantes – Puente Verde – Ctra. de la Sierra – CENES DE LA VEGA – GR420 – A4026 – Cruce Pradollano -A395 – Hoya de la Mora – Altitud 3000: Posiciones del Veleta (META. 17-17.30 h. ) – Altitud 3398: Pico Veleta (RETO. 18.00 h.).

RetoBike 0-3000
 
 

pegatinavino

Más de 10.000 personas se dan cita en el XXXV Festival de Música Tradicional de la Alpujarra.

Se trata de un acontecimiento de gran impacto cultural en la comarca organizado por la Asociación Cultural Abuxarra y patrocinado por las diputaciones de Granada y Almería y la Junta de Andalucía.

Treinta grupos de la comarca de la Alpujarra, situada entre los términos municipales de las provincias de Granada y Almería, participaron el pasado domingo en el XXXV Festival de Música Tradicional de la Alpujarra celebrado en Ugíjar. Este acontecimiento reunió a más de 10.000 personas. En este certamen hubo cantes, bailes, trovos y música con violines, guitarras, laúdes, bandurrias, panderetas y otros instrumentos de vidrio, caña, cuero, madera y barro. Entre el medio centenar de cargos públicos que también asistieron al certamen, se encontraban la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, y el presidente de la Diputación de Granada, José Entrena. El próximo festival se celebrará en Laujar de Andarax. Uno de los presentadores fue el célebre Rafael Gan.
Se trata de un acontecimiento de gran impacto cultural que ha venido a salvar de la desaparición al folclore alpujarreño, organizado por la Asociación Cultural Abuxarra, presidida por Adolfo García de Viana, con la colaboración de las diputaciones de Granada y Almería y la Junta para conservar las costumbres y tradiciones ligadas a la música alpujarreña. Los representantes de la Junta y las diputaciones de Granada y Almería prometieron seguir ayudando al Festival de Música Tradicional de la Alpujarra “para preservar los viejos cantes y bailes alpujarreños y difundirlos en uno de los acontecimientos culturales más importantes de Andalucía como viene siendo desde hace 35 años este festival itinerante de la Alpujarra”, manifestaron.
El Festival de Música Tradicional de la Alpujarra de este año ha sido dedicado al historiador, Valeriano Sánchez Ramos. También, el Ayuntamiento de Ugíjar, presidido por Federico López, homenajeó al profesor y compositor, Juan Linares Quevedo. Es la tercera vez que Ugíjar acoge este certamen. La primera vez fue en 1984, la segunda el pasado año y la tercera ayer. La Alpujarra cuenta con un folclore rico y variado. El trovo es el arte de improvisar las canciones sin perder el compás y contestando a las estrofas de otros troveros, generalmente en quintillas. A la gente le encanta ver como se defienden y ‘pelean’ los trovadores con su improvisado talento.
El aislamiento secular de la Alpujarra (antiguamente toda perteneciente al Reino de Granada) ha hecho que el folclore haya permanecido vivo. El alpujarreño ha cantado, principalmente, durante los trabajos campesinos y en los festejos. Se trata de polcas, mazurcas, pasodobles, habaneras, pasacalles, entre otros. En el día de las Ánimas en algunos lugares de la Alpujarra se sigue saliendo a la calle cantando y tocando para pedir limosna y recaudar fondos.
El rosario de la Aurora antiguamente se cantaba en todos los pueblos por las calles y plazas para despertar a los fieles. Eran tiempos donde predominaban también los fandangos, jotas, remerinos, canciones de rueda y mecedores, boleros… Cantes y bailes con mucho sabor a pueblo que si no hubiese sido por el Festival de Música Tradicional de la Alpujarra habrían desaparecido.
En los municipios de Murtas, Turón, Albuñol, Adra, Cádiar, Torvizcón, Lobras, Almegíjar, Cástaras, Bérchules, Alpujarra de la Sierra, Polopos, Alcolea, Berja… fueron muy famosos los bailes y cantes cortijeros. Los hombres y las mujeres con castañuelas y cintas multicolores giraban y saltaban con gran destreza al compás de la música de cuerda. Los cantes de muleros solían realizarse en pleno campo cuando se araba o trillaba con una o varias yuntas de mulos. Cantes y bailes que se realizaban en las sierra y valles, en los cortijos, en las moradas de los pueblos y aldeas o cuando se realizaban la siega, el acarreo y el pastoreo.
Este festival surgió de la iniciativa de un vecino de la localidad de Yegen, Miguel Peregrina (ya fallecido), con un grupo de personas preocupadas por la cultura popular alpujarreña. La primera edición tuvo lugar el día 3 de enero de 1982 en las fiestas patronales de Yegen en honor al Niño Bendito. El segundo festival se celebró en Murtas por ser su grupo el ganador. En esta ocasión participaron 13 grupos, menos de la mitad de los grupos que suelen concurrir desde hace años en este evento.
Ugíjar acogió la tercera edición de festival al haber conseguido en Murtas el primer premio. En este lugar surgieron grandes novedades en la organización, que significaron la consolidación del festival y cuya estructura organizativa, con ligeras modificaciones, se han mantenido hasta ahora. Este evento, que suele congregar a más de 10.000 personas, ha venido a salvar de la desaparición al folclore musical alpujarreño, estimulando la investigación y el rescate de piezas que casi habían desaparecido. En los festivales participan también los troveros más afamados de la zona acompañados por músicos de cuerda. Tradiciones de música, trovo y danza relacionadas con los ciclos productivos.
Canciones vinculadas con la siembra y recolección, con la ganadería, la artesanía, el lavadero… Salves, himnos, villancicos, canciones y juegos de corro y rueda, parrandas cortijeras, romances, música y danzas enlazadas con momentos históricos… Gracias al Festival de Música Tradicional de la Alpujarra los antiguos cantos, bailes y trovos han vuelto a renacer. Paralelamente al festival hubo, entre otras cosas, 30 expositores con lo más genuino que existe en la Alpujarra: jamones, chacinas, quesos, vinos, aceites repostería morisca, artesanía, oferta turística, libros…

Una industria vital para la economía de la Alpujarra.

Los municipios del Barranco del Poqueira viven por y para el sector turístico.
Una industria vital para la economía de la Alpujarra
Los municipios del Barranco del Poqueira viven por y para el sector turístico.
Los pueblos de la Alpujarra son el centro del turismo rural de la provincia.
Puede que las cifras de turismo rural sean ‘mínimas’ en comparación con las que mueve el turismo cultural y monumental, pero no hay que desdeñarlas. Ni mucho menos. El turismo rural, con unas cifras de visitantes y pernoctaciones mucho más elevadas que las que refleja oficialmente la estadística, es vital para la economía de muchos municipios granadinos. Quizá el caso de la Alpujarra sea el más paradigmático. El hecho de que los municipios de esta comarca siempre aparezcan entre los que poseen más negocios de hostelería por habitante, por ejemplo, es bastante significativo. Y también lo es que en algunos casos más de un 80% de la actividad económica de estas localidades dependa del turismo.
El alcalde de Pampaneira, Ángel Pérez, explica que en este municipio todo lo relacionado con el turismo ‘tira’ de entre un 80 y un 90% de la economía municipal. “De forma directa o indirecta, más de la mitad de los habitantes del pueblo trabajan para el turismo”, indica el regidor. En este enclave del Barranco del Poqueira los viajeros, tanto nacionales como internacionales, llegan a través de tres canales diferentes: el turismo de montaña, el turismo cultural y arquitectónico y el turismo gastronómico. A esto se suma “un nuevo tipo de turismo”, el que llega tras la inclusión de Pampaneira entre los pueblos más bonitos del mundo.
Entre los objetivos turísticos que se ha fijado el Ayuntamiento está acabar con la estacionalidad y potenciar algunas de las fiestas municipales, como la Feria de Artesanía o la gala de Fin de Año, para intentar que sea declarada de interés turístico.
Capileria también le tiene mucho que agradecer al turismo. el alcalde del municipio, José Castillo, apunta que en todo el Barranco de Poqueira el “son bastantes las familias que tienen en este sector su modo de vida”. Aunque en la actualidad son los viajeros nacionales los que más actividad generan, Castillo recuerda que cada vez es mayor el peso del turismo internacional, enamorados sobre todo de sus rutas de senderismo. El municipio también tiene un plan de acción para intentar de mejorar y afianzar su industria turística. Por un lado, mejorar el casco urbano, calificado como conjunto histórico. Y, por otro, intentar romper con la estacionalidad generando actividades alternativas y mejorar las infraestructuras turística con la incorporación de una piscina pública.
Aunque los dos focos del turismo en el Barranco del Poqueira son Pampaneira y Capileria, Bubión también tiene una importante afluencia de viajeros. “Aquí vivimos prácticamente del turismo. La mayoría de las familias viven del sector, ya sea regentados casas rurales, hostales, restaurantes… “, apunta la alcaldesa de Bubión, María del Carmen Pérez. En el caso de este municipio de enlace entre Pampaneira y Capileira, “hay mucho turismo de paso”, sobre todo de senderistas que transitan por los caminos rurales del Barranco. Precisamente por ello el Ayuntamiento está trabajando para afianzar la oferta turística propia del municipio, con una casa museo, rutas guiadas por el pueblo, los miradores y las visitas a la iglesia.

doc01139820160328083716_001

XVII SUBIDA CICLISTA HAZA DEL LINO

XVII SUBIDA CICLISTA HAZA DEL LINO

 




300x100 Best Price




234x60 Menos de 50 euros


grande

alpujarreno

La XXI Feria Hecho en la Alpujarra cumple con las expectativas.

Órgiva se ha convertido durante cuatro días en referencia de la producción alpujarreña y con la afluencia constante de visitantes gracias también al buen tiempo.

La comarca de la Alpujarra ha vuelto a ser referencia durante los cuatro últimos días de Semana Santa gracias a la XXI Feria de Turismo, Artesanía y Alimentación Hecho en La Alpujarra que se ha celebrado en Órgiva. Un escaparate de los productos que se fabrican y servicios que se prestan en la comarca y por el que, según la organización, se han cumplido las expectativas tanto en ventas como en afluencia de visitantes, y que se estimaban en unos 20.000. Hasta la feria se han acercado visitantes procedentes no sólo de la comarca alpujarreña y la provincia, sino además de numerosos puntos de la geografía española, quienes han aprovechado los días de Semana Santa para realizar una escapada a la feria. El buen tiempo que ha hecho durante los cuatro días de feria ha propiciado también el éxito de afluencia.


300x100 Best Price


La alcaldesa de Órgiva, María Ángeles Blanco, ha señalado que “a pesar de llevar ya más de dos décadas organizando la feria desde la institución municipal cada edición la hacemos con la misma ilusión de la primera, y ahí está la clave del éxito de la feria”. Asimismo la primera edil ha agradecido “el enorme esfuerzo realizado por los empresarios, la directora de la feria y el de los trabajadores municipales por conseguir que la vigésimo primera edición haya sido un nuevo éxito”.
Por su parte, la directora de la feria, Cristina Espinosa, ha señalado que “la afluencia de visitantes ha superado a la de ediciones anteriores gracias en parte al buen tiempo”. Asimismo ha destacado que “afortunadamente ha habido empresarios que han aumentado sus ventas considerablemente como es el caso de los dulces y los quesos.”


autumn sales 120x90


Casi medio centenar de stands repartidos en 1.500 metros cuadrados se han dado cita en el pabellón cubierto del complejo deportivo de Rico Chico en Órgiva desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección. Una magnífica y enorme vitrina desde la que se ha mostrado a los visitantes la mejor cara de la comarca en materia turística, artesana y agroalimentaria, y con sectores dedicados al vidrio, la cerámica, la artesanía, la alimentación, los vinos, el cuero, confección y textil, los productos ecológicos y la información turística.
El sector empresarial de la Alpujarra, tanto de Almería como de Granada, ha estado perfectamente representado a lo largo de los stands. Desde los vinos Marques de la Contraviesa de Murtas; los de la Bodega Ecológica Cortijo Puentezuelas (Laroles) y Piedras Blancas (Torvizcón); pasando por los dulces de la Tahona de los Galindo de Órgiva; los chocolates Abuela Ili de Pampaneira o los dulces y turrones de Ugíjar; hasta los quesos Condes de Sástago de Órgiva; los de la Venta el Chaleco de Murtas, los Cortijuelos de Válor, o los de Medal de Laujar de Andarax; así como los numerosos stands dedicados a los embutidos (El chorrillo de Trevélez, Gracita de Ugíjar y Embutidos Alpujarreños de Laujar de Andarax).
Una feria donde lo hecho a mano se ha hecho palpable con los artesanos alpujarreños que trabajan la cerámica como Ángel Vera o Rafael Orellana de Órgiva; o quienes trabajan la Jarapa como los de Hilacar de Bubión. Y así hasta medio centenar de expositores en una feria que también está sirviendo para que las empresas busquen nuevos clientes y de paso den a conocer sus productos. Como cada año, el premio Orellana al mejor stand de la feria en esta ocasión ha ido a parar a la empresa Dulces y Turrones de Ugíjar.


234x60 Menos de 50 euros


Como actividades complementarias a la feria se han desarrollado una serie de talleres en vivo de cerámica, barro, confección de jarapas, mimbre y esparto, entre otros. Asimismo, los asistentes han podido asistir a la sala de catas y conferencias, donde se han degustado, algunos productos de la alpujarra, como el aceite, el vino, la miel y productos ecológicos. Y con objeto de dar a conocer también los senderos locales a los visitantes, desde la concejalía de Deportes se ha ofertado de forma gratuita una ruta circular de senderismo que ha discurrido por el término municipal de Órgiva y en la que participaron el viernes santo más de 200 personas.
Concursos gastronómicos, degustación de paella alpujarreña, talleres infantiles, colchones hinchables, actuaciones de magia, han sido también parte de la oferta que se ha ofrecido en esta edición. Con esta Feria el Ayuntamiento de Órgiva, como entidad organizadora, se plantea dar a conocer las empresas de la comarca, promocionar y difundir los productos tradicionalmente elaborados en la Alpujarra y apoyar la comercialización de los mismos, abriendo nuevos mercados. En definitiva, difundir la Marca Alpujarra.

Fuente: Ideal