Archivo de la etiqueta: esparto

34984559_468840700237624_7239827050024927232_o

II RUTA SENDERISTA “BALCONES AL MAR”.

        perfiltrack

  El pasado sábado 9 de junio se celebrò en la localidad de Rubite la II ruta senderista “Balcones al Mar” organizada por la comisión de fiestas de la Virgen del Rosario 2018, contando con la colaboración del Ayuntamiento de Rubite, CajaGranada Fundación, G2 Eventos y Avnatural.

35050979_468811116907249_3477277089881653248_n35049490_468839590237735_1057100290311847936_o

Más de cincuenta participantes se dieron cita en la zona de salida situada en el parque Federico García Lorca de la localidad, donde también finalizaría la ruta.

Durante las cuatro horas con un recorrido de 12 Km los caminantes pudieron disfrutar de la naturaleza en plena floración primaveral: gayombas, bolinas, esparto, abulagas, retamas, genistas, hinojeras, juncos, esparto, lavanda, tomillo, mejorana, matagallo, romero, algarrobo, higueras, amapolas, vinagreras, almendros, vid, chaparras, olivos, castaños, sin olvidar la “zarzamora”, significado  del término “Rubite” según la investigación del escritor rubiteño Germán Acosta “unos hablan de un mozarabismo que significaría zarzal o zarzamora (abundante en zarzales dice Caro Baroja), aunque la teoría más admitida es la de significar rábita pequeña. Este eremitorio islámico estaría ubicado en el entorno del cortijo de la Cañada. Por tanto, se puede asegurar que el Rubite islámico surge en torno al siglo XI; del siglo XII serían los tres aljibes existentes en nuestro territorio y el caserío como tal surgiría en torno al siglo XIII, unos años más tarde de asentarse la dinastía Nazarí en Al-Andalus.” .

35102523_468795630242131_6652711102335418368_n

 Desde distintos miradores naturales, divisorias, collados, altozanos o eras, auténticos “Balcones al Mar” el caminante pudo gozar de excelentes vistas a: Sierra Lujar, Sierra Nevada, Mar Mediterráneo, la Rambla de Lujar y Rambla del Acebuchal con sus cultivos bajo plástico vigilados por la fortaleza de Castell, las primeras estribaciones de la Sierra de La Contraviesa; además también podrá admirar y solazarse con la morfología y atractivo urbano de los núcleos alpujarreños de Rubite, Lujar, Olías, Fregenite, Los Gálvez.

35186115_468811050240589_8485891319946805248_n35189866_468840836904277_2119945331310329856_o

El algibe de la loma de los Arrastraderos, el núcleo de Los Gálvez, Los Diaz, Cortijo Altero, Colorado,las Casillas, y en la zona más alta el Haza del Lino asi como el Cerro  Salchicha (conocido como el alcornocal más alto de Europa) y por ultimo el Cortijo señorial de Rubite el Alto a escasos 2 Km del municipio.

 La temperatura acompaño a los participantes, incluso teniendo estos que llegar a usar cortavientos y chubasqueros durante parte del recorrido.

 Al finalizar, el grupo de caminantes y los vecinos pudieron disfrutar de una paella popular, entrega de obsequios a los participantes por parte de la empresas colaboradoras, así como sorteos de material deportivo.35051649_468811613573866_5302969933955596288_n

Entre los objetivos de la ruta cabe destacar la promoción y difusión de los valores y atractivos del paisaje y medio natural así como desarrollar las relaciones entre personas o colectivos de distinta procedencia con una actividad saludable.

Fondón

La Alpujarra museística


Más de una veintena de municipios muestran a sus visitantes durante todo el año pequeños trozos llenos de historia, costumbres, cultura y tradiciones del lugar
La Alpujarra de Norte a Sur y Este a Oeste desparrama belleza por doquier, aunque no sólo de belleza paisajística puede presumir esta comarca. En el interior de la veintena de pueblos también se pueden encontrar pequeños trozos de historia convertidos en museos. Son numerosas las salas, los espacios y rincones que existen en la Alpujarra y que guardan la tradición, sus costumbres y su cultura con objeto de que perduren por siempre.
Sobre todo en los meses de verano, los municipios alpujarreños experimentan un aumento considerable, llegando algunos incluso a duplicar su número de habitantes, un hecho que requiere de alternativas para atender y entretener a los turistas y familiares que se acercan a esta comarca procedentes en su mayoría, aparte de Almería y Málaga, de zonas como Barcelona, Bilbao o Mallorca, aunque también de lugares más alejados como Alemania o Francia.
La Fonda de Don Geraldo es el espacio que se encuentra en el núcleo de Yegen. Éste es el rincón alpujarreño en el que Gerald Brenan pasó gran parte de su vida (1920-1934) y que le sirvió de inspiración para sus publicaciones.
Como muestra de esa interrelación del municipio con Brenan, desde hace algunos años Yegen tiene las puertas abiertas de la Fonda dedicada al escritor británico, conocido por los lugareños como Don Geraldo, para dar a conocer su figura. En dicho espacio (antigua fonda de Manuel Juliana en la que estuvo hospedado Brenan) los visitantes tienen la oportunidad de conocer más sobre el hispanista a través de una muestra permanente y denominada La Huella de Brenan que recoge una serie de objetos relacionados con la estancia y la vida de Brenan en Yegen.

fun_468x60_espanol.gif


El inmueble se conserva tal y como se alojó Brenan en un principio, cuando en 1920 decidió residir en Yegen, si bien después el autor del libro Al Sur de Granada alquiló en este panorámico y saludable pueblo una hermosa casa con jardín por 120 pesetas al año. La fonda abre sus puertas en horario de mañana y tarde.
Y si en Yegen se rinde homenaje a Gerald Brenan, en la localidad de Capileira hacen lo propio con el Museo Alpujarreño de Artes y Costumbres Populares Pedro Antonio de Alarcón, un museo situado desde 1972 en el segundo municipio más alto de la comarca, y que precisamente ha sido adecentado recientemente. El museo, que puede ser visitado de once de la mañana a dos de la tarde, acoge una gran muestra de enseres domésticos, un telar, cuadros, colecciones de cerámica y herramientas de labranza.
También, entre otros muchos objetos, existen dos escudos heráldicos labrados en piedra que pertenecieron a familias castellanas que llegaron a esta zona del Barranco de Poqueira con la repoblación cristiana.
En la zona más oriental de la comarca alpujarreña, dentro de la provincia de Granada, se encuentra el Museo de Patrimonio Cultural. Una Casa señorial ubicada en la plaza de los Caños de Ugíjar y que desde finales de junio funciona como Museo de Usos y Costumbres de la Alpujarra. Se trata de un edificio histórico rehabilitado del que se conserva la fachada manteniendo la tipología constructiva con planta cuadrada y escalera iluminada por un lucernario.
De imagen moderna pero respetando la esencia de este enclave patrimonial, el museo expone una colección museística con base en el fondo etnográfico reunido durante años por la familia Jiménez Tovar. Además se pueden ver todo tipo de piezas, aperos de labranza y artesanía vinculada a la historia alpujarreña. También hay paneles explicativos de los paisajes y la cultura tradicional de la comarca.


Europe Hotels Click Here for Guaranteed Low Rates!

Cambiando de lugar, a finales del siglo XVIII, un monje capuchino con problemas de salud encontró un manantial en Lanjarón y, tras probar de sus aguas, le dio resultado. Por ello, en el lugar instaló una casa de madera, bautizando este manantial como el de capuchina. En este hecho se ha inspirado lo que hoy se conoce como el Museo del Agua, un proyecto cultural del municipio lanjaronense que pretende poner en valor y mostrar la relación entre el pueblo y el agua.
Con apenas unos pocos años de existencia, este museo se ha convertido en una de las principales referencias a la hora de conocer de interrelación entre los vecinos de Lanjarón y el agua. Además, como comenta una de las guías del museo “la intervención se ha realizado con objeto de recuperar un ámbito muy desestructurado pero con construcciones históricas muy significativas y vinculadas al agua y con la intención de preservar el paisaje en este maravilloso entorno natural”.
Lanjarón no sólo es epicentro del agua, también lo es de la apicultura desde que hace tres años se abrieran las puertas del Museo de la Miel, un espacio abierto al público y escolares con la finalidad de difundir la historia de la apicultura, la biología de la abeja, productos de la colmena, o las características de los diferentes tipos de miel, entre otras cuestiones divulgativas. Asimismo, esta actividad, que desarrolla el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Miel de Granada, busca incrementar la oferta de actividades turísticas de calidad en la Alpujarra, dando a conocer a los visitantes y escolares los valores de la apicultura y sus implicaciones sobre el medio físico donde se produce.



El promotor de este proyecto, José Orantes, destaca “la doble función de este museo que por un lado sirve para divulgar las mieles y por otro lado supone un atractivo más para la comarca de la Alpujarra”. En la finca apícola se desarrollan cuatro actividades, primero los visitantes tienen la posibilidad de contemplar los diferentes colmenares, posteriormente pueden disfrutar del itinerario didáctico-apícola con los correspondientes paneles estáticos, por otro lado se puede visitar el impresionante Lagar de cera, el único de estas características que existe en Andalucía, y finalmente está el museo, el edificio principal y que está dotado de una serie de elementos dinámicos para entretenerse y divertirse con el mundo de la abeja.
Una opción más, por tanto, de conocer el desarrollo sostenible en el que está implicada la agricultura alpujarreña, en esta ocasión, a través de la miel, y en una época en la que hay que buscar nuevas alternativas.
Hace algunos años que el municipio alpujarreño de Lobras, el más pequeño de la provincia, estuvo a punto de desaparecer debido, entre otras cosas, a la escasa densidad de población. Hoy en día, con algo más de 120 habitantes, no sólo ha sabido mantener su población, sino que ha sabido salir adelante. Como ejemplo del esfuerzo está el Centro de Interpretación Minero y Etnográfico inaugurado hace algo más de tres años en Tímar, anejo de esta localidad, y que ha supuesto un añadido turístico más.
Un museo, construido para, por un lado, arreglar un edificio que estaba a punto de caerse, y por otro lado, representar todos los elementos culturales y económicos que ha habido en esta zona a lo largo de los siglos.A través de este centro se pueden descubrir las costumbres de la vida del pueblo, fundamentalmente basadas en la utilización del esparto, los telares, la cría de los gusanos de seda, y sobre todo, el mercurio, teniendo en cuenta que la zona está repleta de minas. La alcaldesa de Lobras, Ana Rodríguez, cuenta que “queremos mostrarles a nuestros vecinos y visitantes cómo se vivía en nuestros pueblos y queremos que esas historias perduren para siempre. Ofreciendo además el paisaje como un valor natural más”.

El museo está dividido en cuatro espacios. Por un lado, la parte histórica, con la puerta de la iglesia recuperada y el libro de apeo, que data del siglo XVI; por otro lado, la parte etnográfica en la que se representan los modos de vida y producción del pueblo con los telares, el esparto y la seda; la parte paisajística, debido a la potencialidad que ofrece el centro; y la parte del mercurio, con maquetas explicativas sobre la extracción de este metal.

Un conjunto de museos que muestra el valor cultural, la historia y la tradición de estos numerosos municipios de la parte suroriental de Granada.

Fuente: Diariogranadahoy