Archivo de la etiqueta: cultivos ecológicos

1

El Festival de Música Tradicional de la Alpujarra bate récords.

Con 16 agrupaciones de la provincia de Granada y 14 de Almería, el festival deslumbró un año más con la recuperación de la música tradicional de la zona. A las diez de la mañana tuvo lugar la apertura oficial del evento, que dio paso a la participación de los distintos grupos en el habitual concurso de música popular. A lo largo de la mañana actuaron los grupos de Virgen del Rosario del Centro de Día de Berja, Alquería Viva de Adra, Barranco Almerín de Adra, El Galayo de Alboloduy, Trovo de Sotillo y Sevilla de Vícar, Las Moreas de Lobras, Taller de Música Tradicional de Órgiva, Los Viñeros de Vícar; Asociación Musical Los Tres Caños de Almócita, Trovo de Barranquito y Constantino de El Ejido, La Garita de Dalías, Taller infantil de Música Tradicional Fuente Agria de Pórtugos, Puerta de la Alpujarra de El Ejido, Taller de Música Tradicional Fuente Agria de Pórtugos y Barranco Gurrías de Adra.

A las tradicionales actuaciones musicales hay que sumarle el resto de espectáculos que tuvieron lugar en el pueblo de Laujar de Andarax, en Almería. Entre ellos destacan los vistosos números de baile (con sus bailarines ataviados con las prendas características de la región) y cante propios de la zona.

Al mediodía tuvo lugar el saludo de las autoridades competentes en la organización de las fiestas, así como unas palabras de reconocimiento al artista Gabriel Montero Galdeano, autor del cartel de este año. Tras este breve descanso, las formaciones musicales volvieron a tomar el escenario, con las actuaciones de Talama de Bayárcal, Algaida de Alpujarra de la Sierra, Cante Mulero de Cádiar, Zaharagüy de Alcolea, Trovo Barranco y El Panadero de Albondón, Abén Humeya de Válor, Aurora de Ugíjar, Escuela Infantil de Trovo de Murtas, Zarzamora de Rubite, Trovo Morón y Peret de Cádiar, Al-Cadi de Cádiar, Taller de Música Tradicional de Cáñar, Nuevas Raíces de Turón, Los Laureles de Laroles y El Auxar de Laujar de Andarax.

Se calcula que entre todas las agrupaciones presentadas, pasaron por los escenarios un total de 600 artistas. Además muchos de estos grupos están constituidos por miembros de distintas generaciones, como reflejo de la perpetuación de las costumbres de esta zona de la Sierra. Por su trayectoria dentro del festival, la agrupación El Auxar, así como Ángeles López Fernández, recibieron un homenaje al cierre del concurso. La localidad también rindió honores al grupo Kamushka, que también estuvo presente en la entrega de premios que cerraba el certamen de esta edición.

Además de los espectáculos habituales en estas fiestas, este año tuvieron lugar una feria gastronómica de productos de la Alpujarra y una muestra fotográfica sobre el recorrido del festival.

Trayectoria de un festival con mucha historia

La primera edición del Festival de Música Tradicional de la Alpujarra ocurrió en 1982, en el municipio granadino de Yegen. Desde sus inicios nació con una vocación de recuperar las artes y costumbres propias de la zona, a través de un concurso en el que las agrupaciones ponían de manifiesto su conocimiento sobre trovos, bailes y música popular. De las 17 agrupaciones que participaron en el primer encuentro, se ha pasado hasta las 30. En su XXXVI edición, se calcula que un total de 12.000 personas se dejaron cautivar por sus fiestas.

Fuente: Granadahoy

festival-de-jazz-y-blues-de-la-alpujarra-granada-2017

XI FESTIVAL DE JAZZ & BLUES DE LA ALPUJARRA.

El Festival de Jazz&Blues de la Alpujarra de Granada celebrará su XI edición con la estrella de blues estadounidense ‘King’ Solomon Hicks, el guitarrista de jazz Jonathan Kreisberg y el grupo granadino Funkdación.

El municipio alpujarreño de Busquístar, de menos de 300 habitantes, celebrará desde el próximo 3 de agosto su festival de jazz y blues con un cartel que incluye a estos destacados artistas de la escena musical de Nueva York.

Programa:
Conciertos a las 22:30 h. Patio de las Escuelas. Aforo limitado
Jueves, 3 de agosto
FUNKDACION
Viernes, 4 de agosto
JONATHAN KREISBERG QUARTET
Sábado, 5 de Agosto
KING SOLOMON HICKS
Conciertos Patio de las Escuelas
Apertura de Puertas 21:45 h
Ventas de Entradas:
Precio por Concierto: 7 euros / Abono 3 Conciertos: 18 euros.
Entradas a la venta en toda España a través de la Red de tiendas ticketmaster, venta telefónica (902150025) e internet: www.ticketmaster.es
Puntos de Venta:
Busquístar: Ayuntamiento de Busquístar de 10:00 h a 14:00 horas y una hora antes si hubiera sobrantes en Taquilla.
Organizan: Diputación de Granada – Ayuntamiento de Busquístar

III CERTAMEN DE GASTRONOMÍA ALPUJARREÑO

El sábado,3 de junio de 2017 (o en su defecto 27 de mayo), RUBITE acogerá la celebración del III CERTAMEN DE GASTRONOMÍA ALPUJARREÑO organizado por la ASOCIACIÓN CULTURAL LA CASA DE LA ALPUJARRA. Asi que, ¡id reservando la fecha en vuestro calendario!

 

III CERTAMEN DE GASTRONOMÍA ALPUJARREÑO

III CERTAMEN DE GASTRONOMÍA ALPUJARREÑO

Dibujo

III CERTAMEN GASTRONÓMICO CASA DE LA ALPUJARRA Y RUTA SOLIDARIA BALCONES AL MAR.

         El próximo sábado el municipio de Rubite será encargado de albergar el III Certamen Gastronómico “Casa de la Alpujarra” y la ruta senderista solidaria “Balcones al Mar” organizado por la Asociación Casa de la Alpujarra – Ayuntamiento de Rubite y colaboración de las mancomunidades de municipios de la Alpujarra y Costa Tropical como la Diputación Provincial de Granada, Sabor Granada y otras empresas privadas.

Con el lema “Sabores de la Alpujarra” y “Balcones al Mar” se fomentara el deporte la gastronomía y la cultura alpujarreña, una jornada dedicada a la alpujarra que sin duda enriquecerán aun más a la Alpujarra.

Rubite se convertirá en la capital de la Alpujarra después de que ya lo hiciera en agosto del  año 2005 con la celebración del festival de música tradicional de la Alpujarra.

El objetivo principal del certamen es difundir las virtudes de la cocina tradicional de nuestra zona para su valoración publica y profesional, exhibir los dotes culinarios de nuestros pueblos, difusión de tradiciones, dar a conocer la comarca.

cartel_certamen

La ruta solidaria discurrirá por terreno de montaña y un pequeño tramo de carretera de menos de 100 m, la salida se realizara a las 9:00 horas desde el parque García Lorca de la localidad, un recorrido de unos 10 Km donde se podrán disfrutar de distintos miradores naturales, divisorias, collados, altozanos o eras, auténticos “Balcones al Mar” el caminante podrá gozar de excelentes vistas a Sierra de Lujar, Sierra Nevada, Mar Meditarreno y la Rambla de Lujar con sus cultivos bajo plástico vigilados por la fortaleza del Castillo de Castell de Ferro.

Ruta "Solidaria Balcones al Mar"

Ruta “Solidaria Balcones al Mar”

Las actividades y horarios de la jornada serán las siguientes:

8:00 – 9:00 Inscripciones Ruta Solidaria “Balcones al Mar”.

9:00 Salida Ruta Solidaria.

10:30 Visita Guiada por Rubite.

12:00 Apertura Mesa Control y Admisión de Platos.

13:00 Representación de obra dramática breve por el Grupo Jaracanda.

14:00 Cierre Admisión de platos para valoración jurado.

14:15 Comida.

15:30 Actuación Musical.

16:00 Lectura Poética Homenaje a Lorca.

OS ESPERAMOS!!!

i-trail-monta-as-solidarias-2017-cf_orig

MONTAÑAS SOLIDARIAS – CONTRA EL CANCER PORTUGOS

Durante los  días 27 y 28 de mayo se celebrara en la localidad alpujarreña de Portugos la I caminata solidaria contra el cáncer, y el I trail montañas solidarias.
Los objetivos de esta campaña son:

  • Colaborar, promover e incentivar la investigación en la lucha contra el cáncer.
  • Apoyar e inculcar los valores de cooperación y empatía entre la población.
  • Promocionar La Alpujarra como comarca multicultural, saludable, reivindicativa y unida en la investigación contra el cáncer.
  • Recaudar fondos para apoyar la investigación y así contribuir a encontrar una curación definitiva del cáncer y para mejorar el tratamiento y calidad de vida del paciente.
  • Sensibilizar a la población y contribuir a la normalización y humanización de esta enfermedad.
  • Fomentar hábitos de vida saludables que puedan prevenir el cáncer.

http://www.alpujarrasolidaria.com/

XVIII GRAN PREMIO COMARCA DE POLOPOS

XVIII GRAN PREMIO COMARCA DE POLOPOS.

La provincia de Granada estrenó 2017 en cuanto a ciclismo en carretera se refiere. El pasado domingo partió desde La Mamola una nueva edición –la decimoctava- del Gran Premio Comarca de Polopos, cita en la que los participantes tienen que coronar el alto de Haza del Lino. La prueba fue valedera para Circuito Provincial de Granada en categorías junior y máster, siendo también puntuable para Ranking Andaluz en todas las categorías (cadete, junior, máster y sub23-élite).

Los 227 ciclistas que se dieron cita en La Mamola rodaron de manera agrupada hasta `La Guapa´, donde se dio la salida real y desde el primer minuto no cesaron los ataques y demarrajes, rompiéndose muy pronto el pelotón.


El primero en coronar el alto y proclamarse vencedor fue Daniel Domínguez, con una sensacional actuación rodando prácticamente en solitario toda la prueba. La primera fémina en meta fue Elena Pérez (UCFuenlabrada), que no dio opción a sus rivales y firmó una subida de mucho nivel.

Ganadores por categorías:

Cadete: Carlos Rodríguez (Bicicletas Valdayo-Joya al Corte).
Junior: Iván Ruiz.
Sub 23: Leandro Emanuel Sartor (C.D. Bicitecnia).
Élite: Daniel de la Fuente (C.D.C. Castell).
Máster 30: Daniel Domínguez.
Máster 40: Francisco Robles (Nevada Bike).
Máster 50: Mario Fernández (C.D.C. Ciudad de Jaén).
Máster 60: Rafael Antonio Jiménez (C.C. Andalucía Nature).
Féminas: Elena Pérez (UCFuenlabrada).

Tras la prueba se procedió a la entrega de trofeos, presidida por alcalde de la comarca La Mamola, Matías González, el alcalde pedáneo de Polopos, Francisco García, y el concejal de Deportes, José A. Martínez.

La siguiente prueba dentro del Circuito Provincial de Granada será el Gran Premio Subida a Sierra Nevada-Hoya de la Mora del 23 de abril, mientras que en el Ranking Andaluz los cadete y junior están citados el domingo en Bollullos (Huelva) para el Trofeo Federación y el resto de categorías en liza también el domingo, pero en Bormujos (Sevilla) con la prueba Circuito Luis de Coria.

ALMENDROS FLOR RUBITE

EL ALMENDRO Y SU FLOR ALPUJARRA BAJA – CONTRAVIESA.

Foto: Mª Carmen Estevez
En estos días del mes de febrero tenemos la ocasión de disfrutar de un paisaje maravilloso al sur de Sierra Nevada en la zona de la Alpujarra Baja – Sierra de la Contraviesa y zona sur de la Sierra de Lujar, municipios como Torvizcón, Cadiar, Polopos, Sorvilán y Rubite se tiñen de color y olor de cientos y cientos de flores blancas, grises y rosáceas sin olvidar el cielo azul o mar de niebla que nos acompaña estos días lo que nos hace aun mas disfrutar de ello, todo un espectáculo único.
La floración suele durar de dos a tres semanas dependiendo de la variedad y las temperaturas de cada año.
La almendra es un fruto seco que nace del almendro de variedades conocidas en la zona como marcona, redondilla o comunas, se suele recolectar desde finales de agosto en adelante tras su maduración, es un fruto utilizado en repostería (mantecados y turrones) gastronomía, aunque se consumen crudas, fritas, tostadas.
16832075_762629933884592_3066536543384807588_n
Nuestro país es el segundo productor mundial de almendra 60.000 toneladas en grano (año 2009), después de EEUU, siendo nuestra comarca una de las mayores productoras donde su cultivo esta bastante extendido en terrenos montañosos, secos e inverosímiles, con mucha inclinación y difícil mecanización lo que dificulta su labor.
A pesar de la desaparición de bestias y animales aun se siguen viendo mulos arando los campos y cargados de producto en la época de la recolección del fruto.
Se comenta que este fruto fue traído de oriente por los fenicios y cuidados posteriormente por romanos, árabes y cristianos, los almendros sustituyeron a las masivas plantaciones de viñas destruidas por la plaga de filoxera a finales del siglo XIX en la zona, cultivo que logró revitalizar unas tierras que quedaron arrasadas y a un paso de la desertización.
“Cuenta la leyenda que el califa árabe, Ibn-Almundim, al ver llorar amargadamente de nostalgia a su esposa Gilda por la nieve que cubría su lejano país natal, ordenó plantar miles de almendros para que las blancas flores hicieran de copos de nieve y calmar así la melancolía de su amada.”
16864364_762629880551264_1583405715972487752_n16649088_762629863884599_2620200529869816751_n16830827_762630350551217_8423587178722777316_n
Germán Acosta Estévez.

“LA ALLOZA, BOCATTO DI CARDINALE”
No. No es un nombre ni un fruto más. La pepita, que diría un castizo capitalino de Rubite, es un fruto “mu calioso”; más aún, es una seña de identidad de este rincón alpujarreño.
Los que frisamos ya cierta edad, recordamos cómo, a finales de febrero y principios de marzo, en los bolsillos de nuestros “esmirriaos” calzones, nunca faltaba un puñado de sal guardado, de forma cuidadosa y secreta, en un trocillo de aquel papel de estraza en el que envolvían los alimentos a nuestras madres en la tienda del pueblo. La mezcla de sal con la almendra verde y tierna era el snack más delicioso y asequible de aquellos tiempos.
De camino a la escuela, los almendros de Los Sifones, los de La Haza de la Era o aquellos de los alrededores de la Cruz se poblaban, de repente, con un auténtico enjambre de rapaces en busca del preciado tesoro. Después de las horas lectivas, tras imitar un rato a los monos pasándonos de un ailanto (llamado también árbol de los dioses o árbol del cielo) a otro en el patio de la escuela o de jugar a “la banda” o a “borrego” y, asegurados de que no había “moros en la costa”, dábamos otro “rebezo” a la alloza. Y eso que Antonio “el Encargao” ponía todo su celo en evitar nuestros asaltos: algunos tirones de orejas, alguna amenaza de decírselo a nuestros padres, alguna que otra multa cayó; también alguna “capuana” al llegar a casa…Daba igual. Éramos tan cansinos y tan inconscientes que, al día siguiente, volvíamos a insistir en tan placentero delito.
Había auténticos profesionales en dejar “pelaos” los “fardales” de los almendros: los de la Haza Llana eran unos “atélites” en este cometido; los “garranchines” del Barrio de Allá, avezados especialistas en la materia.
Esas allozas eran el sustento básico del pueblo desde que las viñas se fueron abandonando. Ya a mediados del verano, la niebla agostiza pintaba de otro color los bodoques bordados sobre el mantel de la fronda de los almendros. Era tiempo de aforar: en algunos pagos había un “frutazo”, en otros tan sólo un “pintorreo”. Poco después los campos se llenarían de vida: numerosas cuadrillas inundaban las parcelas con los ecos de sus risas, sus bromas y sus chascarrillos. Tan sólo un poco de sosiego cuando el manijero decía de parar un rato para “echarse una punta” o “jumarse un pírfano”.
“A dos manos, que con una sola, amargan”, decían los más viejos. ..Y eran sacos y sacos de hilo de pita, auténticos talegones que hacían bufar a las bestias de carga al afrontar las “pinas” cuestas que salpican los caminos y veredas de Rubite. Terminado el “roal”, había que pregonarlo a grito “pelao” y “echar los cigarrones” a los que todavía les quedaba faena por los alrededores.
Por otra parte, para las madres que tenían varios miembros en el tajo era un auténtico quebradero de cabeza el articular las comidas: unos se tenían que ir “habiaos”, a otros dejárselas preparadas para cuando los muleros llegaran al pueblo con las cargas, y a otros había que llevarles la comida al último confín, “pasando las abelicas” al ir cargadas con varios cenachos o cestas de caña por aquellas insufribles cuestas; la vuelta se aprovechaba para empaquetarse un hacecillo de leña con un ramal con tarabita de madera.
Esa lluvia de jornales, que eran inferiores en cuantía económica para las mujeres, propiciaba un ambiente animado en los bares y en los bailes domingueros; la puerta del Casino era un INEM improvisado donde la gente aguardaba la llamada de algún patrón para los próximos días.
Después de “dar de mano” o de haber apurado ya una finca, la rebusca era una tarea básica, sobre todo para los más jóvenes, pues un buen copo de almendras “pelaícas” garantizaba un atuendo y unos zapatos en condiciones para la Función en octubre, así como también un dinerillo extra para convidarse con los amigos de la pandilla o las novietas. Algunos metían la mano directamente en el saco aprovechando cualquier despiste del encargado de la cuadrilla o capataz de turno y ganaban el jornal en un instante. Para este menester se llevaban bien dobladas en el bolsillo o bien una talega de tela, o bien una bolsa de “tu-tú”, ese detergente en polvo de entonces que utilizaban las mujeres para lavar la ropa en el Barranco Ferrer y que después blanqueaba tendida en las enhiestas junqueras o en las espinosas esparragueras del entorno.
La labor de la “partiúra” era realizada por las mujeres de la casa en colaboración con otras del núcleo familiar o de aquellas vecinas serviciales e impagables que se tenían entonces; escoger la pipa concentraba a gran parte de la familia en torno de una mesa, a la que de vez en cuando se sumaba el pretendiente de alguna de las jóvenes que había acudido al evento (una colaboración interesada, pero bienvenida). Los cascos o trozos partidos de almendra, que no tenían buena venta, se tostaban y se metían dentro de un higo seco para comerlo con fruición (un manjar humilde, pero que no desentonaría en eso que ahora llaman alta cocina) o para hacer garrapiñá o pan de higo: ¿alguien da más?
Un buen escandallo era señal de unas Pascuas en condiciones: desde la Purísima hasta Reyes habría diversión en la calle y en las tabernas: en estas, era común “echarse un punto al monte”: una apuesta “a salto seco” al caballo que había venido “en puertas” desataba la locura en el personal que, de inmediato y al unísono, prorrumpía en “canticios” muy sonoros, pero poco melódicos, mientras se arremolinaba bruscamente sobre la mesa para cobrar su premio, lo cual precipitaba al croupier encargado de tallar los naipes que, con voz enérgica y “apitonada”, pronunciaba las consabidas palabras: “ no me toquen posturas”.
Enero y febrero volverían a obrar el milagro otro año más en el Jerte alpujarreño para auténtico disfrute de los sentidos: el blanco y el rosáceo intenso formarán de nuevo una postal de ensueño; unas semanas más tarde, con la brisa intensa o un poniente más recio, se podrá contemplar el espectáculo de ver a los almendros derramar un mar de lágrimas blancas.
Marzo está aquí de nuevo y, de forma instintiva, me “atiento” el bolsillo. Ya no hay escuela, y los pocos niños que quedan, llevan en el bolsillo un móvil “to pollúo” en lugar de sal para el tan preciado banquete de las allozas.
Perdonadme, pero creo que me he quedado traspuesto debajo del “abarcoque” con este tibio sol poniente y estaba soñando con el ayer.
alloza
Foto: Germán Acosta Estevez

 

La claridad de la Alpujarra.

Las chimeneas de altura de la Alpujarra.

Capileira es uno de los pueblos donde mejor se conserva la tipología y la arquitectura tradicional de la Alpujarra.


234x60 Menos de 50 euros


El precioso y turístico municipio alpujarreño de Capileira posee centenares de chimeneas cilíndricas rematadas con una loza de pizarra y terraos (tejados planos) muy pintorescos y singulares. El aspecto de Capileira está condicionado por la orografía del lugar. Las antiguas calles de este pueblo no poseen ningún esquema de construcción definido. La riqueza arquitectónica de esta localidad se descubre en todo el casco urbano y se caracteriza por su sencillez y funcionalidad.
<!– COMIENZO del código HTML de zanox-affiliate –>
<!– ( El código HTML no debe cambiarse en pro de una funcionalidad correcta. ) –>
<center><a href=”http://ad.zanox.com/ppc/?35257832C2063524693T”><img src=”http://ad.zanox.com/ppv/?35257832C2063524693″ align=”bottom” width=”600″ height=”300″ border=”0″ hspace=”1″ alt=”600×300 Best Price”></a></center>
<!–FIN del código HTML de zanox-affiliate –>
En Capileira destacan las chimeneas como elemento característico del perfil urbano, variando su altura hasta alcanzar el nivel suficiente para su correcto funcionamiento. Existen varias tipologías que coronan las casas siendo las más abundantes las que tienen forma troncocónica, encalada y rematada por una laja horizontal y un castigadero encima.
Hasta hace unos lustros en las viviendas dotadas de dos plantas, la inferior se dedicaba a la cuadra, el lagar para el gasto de la casa, la leñera, los aperos de labranza, la marranera, el granero y, a veces la cocina para la matanza del cerdo. Es uso residencial se reservaba a la primera planta. A veces acompañaba a la chimenea un horno pequeño. Las casas antiguas están construidas, principalmente, con barro, piedra sin labrar, yeso y madera.


autumn sales 120x90


En la cubierta de los edificios la launa es el material impermeabilizante desde hace centenares de años. Se trata de una arcilla autóctona que debido a su estructura laminar y a la proporción de limos, impide casi siempre el paso del agua. También, su textura y color plateado brillante lo convierte en un material que refleja los rayos solares, contribuyendo a un mejor acondicionamiento térmico de la edificación. Otro componente que singulariza la trama urbana es la presencia de huertos urbanos.
El Barranco de Poqueira formado por Capileira, Bubión y Pampaneira fue declarado en 1982 Conjunto de Interés Histórico-Artístico y goza de especial protección. Esta zona tan atractiva y visitada se encuentra incluida en el Parque Protegido de Sierra Nevada. Son famosos también en esta zona los tinaos (pasadizos) y los soportales de las casas. Desde las Eras de Aldeire de Capileira se divisa, entre otras cosas, el Mar Mediterráneo y el Veleta.
El nombre de Capileira proviene del latín ‘Capillaria’ que significa cabellera lo que alude al hecho de ser el pueblo más alto del Barranco de Poqueira, situado a 1.436 metros de altitud sobre el nivel del mar. En otros tiempos Capileira estaba dividida en dos barrios y disponía de una mezquita y un horno. Según cuentan las crónicas del siglo XVI, toda la zona se dedicaba al cultivo de regadío y eran muy apreciadas la seda, las moreras, las viñas, las cosechas de cereales y los pastos para el ganado.
Es recomendable callejear por Capileira y realizar senderismo. Uno de sus itinerarios por el casco urbano parte desde la Plaza del Calvario al Callejón de las Campanas y desde allí hasta las casas sobre el Tajo del Diablo. Todas las rutas cautivan al viajero. Las gentes de Capileira son muy hospitalarias y generosas. Capileira es un lugar ideal para degustar los platos alpujarreños, adquirir artesanía y productos alimenticios elaborados en la Alpujarra, pernoctar, practicar algún deporte y descansar.
Este pueblo fue el primero de la Alpujarra alta en apostar por el turismo rural gracias a los empresarios locales José Pérez (padre) y Francisco López (padre), al por entonces alcalde Manuel Mendoza apoyado en todo momento por el periodista y cronista del Barranco de Poqueira, Rafael Gómez Montero, el vicepresidente de la Diputación Provincial, Sebastián Pérez Linares, el rector de la Universidad de Granada, Antonio Gallego Morell, entre otros.
Capileira posee un gran numero de hoteles, hostales, casas rurales, apartamentos, bares, bodegas, restaurantes y lugares de copas. También cuenta esta localidad con un museo antropológico, un centro multiusos sociocultural, una oficina de Información Medioambiental, una igesia consagrada a la Virgen de la Cabeza del Siglo XVI, aparcamientos en distintos luares, dos tahonas y una chacinería, los senderos a los parajes de La Cebadilla, el Río Poqueira…, un cuartel de la Guardia Civil, una farmacia, una parada de bus, rutas quiadas al Parque Protegido de Sierra Nevada, supermercados, carpinterías, tiendas de artesanía y regalos, empresas de construcción, colegio, galerías de arte, lugares pintorescos como, y por ejemplo, las Eras de Aldeire, la Calle Mentidero, el Mirador de las Espeñuelas, el Tajo del Diablo, el Parque Maestro Nevot, entre otras muchas e interesantes cosas.

Fuente: Ideal

CARTEL

“Solidaridad entre Montañas- PITRES 2017″

El Ayuntamiento de Pitres  ha organizado con motivo del día mundial contra el cáncer actividades con el nombre de “Solidaridad entre Montañas”.


16425862_1158606737593599_300160152016785262_n

Puente-Palo-pulmon-alpujarreno_1099700098_64015858_667x375

Puente Palo, un pulmón alpujarreño.

En la vertiente sur de Sierra Nevada encontramos el paraje de Puente Palo, con una gran riqueza forestal de pinos silvestres, robles, encinas y castaños.
Los primeros trabajos de repoblación forestal en Sierra Nevada se llevaron a cabo en la cuenca del Río Chico, entre los términos municipales de Cáñar y Soportújar, entre los años 1925 y 1935 y tenían como objetivo frenar los importantes corrimientos de tierras que amenazaban las poblaciones de Cáñar, Bayacas, Soportújar y Carataunas así como lo arrastres que empobrecían y destrozaban las huertas de Órgiva y las vegas, a orillas del Guadalfeo, en las localidades de Vélez de Benaudalla y Salobreña. Uno de estos episodios se llevó por delante, a principios del siglo pasado, el pequeño pueblo de Barjas, en la cabecera de un arroyo secundario del Río Chico; sólo quedó un pequeño trozo del muro del cementerio.
Fruto de aquellos trabajos forestales y de actuaciones posteriores, en la actualidad la zona tiene una enorme riqueza forestal con uno de los mejores pinares de Sierra Nevada que está junto a un valioso robledal que se completa con ejemplares centenarios de encinas y castaños.
Además de su interés como pulmón forestal tiene un papel muy importante en la prevención de la erosión.

300x100 Best Price


¿Cómo llegar?
Para acceder a Puente Palo hay un sendero de pequeño recorrido señalizado (PR-A22) que parte desde la casa forestal de Soportújar, próxima al vivero de Prado Grande, uno de los más antiguos de la provincia que estuvo operativo hasta los años 80 del pasado siglo. Esta es una de las razones por la que encontramos en sus alrededores un rico y frondoso arbolado de variadas especies de muchas procedencias que eran objeto de los experimentos forestales. Desde la casa forestal ascendemos unos 300 metros hasta encontrarnos con un hermoso ejemplar de secuoya, justo en una bifurcación. Tomamos el carril de la izquierda atravesando una ladera densamente arbolada desde la que disfrutamos de atractivas vistas de la Loma de Cáñar con el Cerrillo Redondo (2.912 m.) y el Pico del Tajo de los Machos (3.086 m,) que une esta Loma con la de Soportújar.
Tras cruzar el Barranco del Cerezo llegamos al antiguo vivero de Montechico, hoy convertido en un ‘arboreto’ con diferentes variedades de castaño, que atravesamos para subir por un camino que nos conduce a la pista forestal principal. Esta última parte del camino coincide con el inicio del tramo 5 del sendero Sulayr que va desde Puente Palo a Capileira. Una vez cruzado el río Chico llegaremos al paraje conocido como Puente Palo y un poco más adelante nos encontraremos el área recreativa construida en los años 80 que lleva este nombre. Estamos a una altitud de 1.750 m.
Antes de regresar merece la pena acercarnos a contemplar el robledal de Cáñar que está situado a poca distancia. Este magnífico robledal, en algunos lugares en proceso de recuperación con diferentes acciones selvícolas (podas, rozas, resalveos), tiene una gran importancia ecológica ya que el roble melojo, -también denominado rebollo-, que lo forma es una especie relicta propia de latitudes superiores que se mantiene gracias, por un lado, a las corrientes de aire cálido y húmedo procedentes del Mediterráneo (criptopluviometría), y por otro a las aportaciones recibidas de las filtraciones y careos de las acequias tradicionales.

autumn sales 120x90


Para llegar a la casa forestal de Soportújar podemos tomar un sendero que parte desde el mismo pueblo por bancales y cortijos hasta llegar a la pista forestal, para lo que emplearemos menos de una hora. Otra posibilidad es subir en vehículo, unos 5 kilómetros aproximadamente, desde la Ermita del Padre Eterno situada en la carretera de La Alpujarra (A-4132), a 1 kilómetro del cruce que conduce al pueblo de Soportújar.
También podemos llegar hasta el área recreativa de Puente Palo desde la localidad de Cáñar con una distancia aproximada de 9 kilómetros.
Encrucijada del sendero Sulayr
Puente Palo es el punto de encuentro de los tramos 4 y 5 del sendero circular de gran recorrido GR-240, conocido como ‘Sulayr’, el nombre con el que los árabes denominaban a Sierra Nevada, que a su vez lo habían tomado del latín Mons Solarius que significa ‘Sierra del Sol’.
El tramo 4, Tello-Puente Palo, parte de la antigua casa forestal de Tello, a 1.550 m. de altitud, ahora destinada parcialmente a refugio-vivac de senderistas y montañeros. Toda esta zona fue asolada por un extraordinadio incendio en 2005 que afectó a más de 3.000 hectáreas y ha sido objeto de un proyecto de restauración en el que han colaborado diferentes grupos de investigadores y cuyo seguimiento y estudio sirve de orientación a otras actuaciones forestales.
Este tramo forma parte y recorre la sierra de Lanjarón y Cáñar atravesando, por sendas y pistas forestales paisajes variados, (pinares, matorrales de media y alta montaña, encinar, robledal y vegetación de ribera).
Tiene una longitud total de 8,7 km y un desnivel acumulado de 410 metros de subida y 210 de bajada. El tiempo estimado invertido en su recorrido es de unas 3 horas y media.
El tramo 5, Puente Palo-Capileira, es uno de los más concurridos y atractivos del Sulayr. Va paralelo a la acequia del Almiar, entre robles y encinas, durante varios kilómetros y luego desde La Atalaya se asoma al barranco del Poqueira, con los bellos pueblos alpujarreños de Pampaneira, Bubión y Capileira coronados por unas impresionantes vistas de las cumbres del Veleta y del Mulhacén. Este trayecto es uno en los que se produce una mejor combinación del patrimonio natural e histórico-artístico que configura el paisaje eco-cultural alpujarreño.
Muy cerca del sendero podemos visitar el centro budista O Sel Ling que significa ‘Lugar de Luz Clara’. Este centro fue fundado por el lama Yeshé y visitado por el Dalai Lama en 1982. La tipología alpujarreña de los edificios utilizados como casas de retiro espiritual contrasta con la estupa y el edificio con la rueda de las oraciones de inspiración oriental budista.
El tramo 5 termina en la localidad de Capileira donde enlazará con el siguiente, Capileira-Trevélez, que une las dos poblaciones más altas de Sierra Nevada. Tiene una longitud de 10,5 km con un desnivel de subida de 300 metros y de 515 de bajada. El tiempo estimado en su recorrido, en su mayor parte a través de sendas antiguas recuperadas, es de 4 horas.
especie. El roble melojo, (Quercus pyrenaica), a pesar de su nombre científico, está presente en buena parte de la península, estando escasamente representado en los Pirineos, salvo en zonas bajas y valles del Prepirineo. El nombre melojo tiene un sentido peyorativo ya que proviene del latin malum folium = mala hoja. En Sierra nevada están ausentes otros robles considerados como los ‘hermanos mayores’, el roble carballo (Quercus robur) y el robe albar (Quercus petraea).

Fuente: Granadahoy