Archivo por meses: enero 2015

El Espacio Natural de Sierra Nevada. Destino de Turismo Sostenible


fun_468x60_espanol.gif


El Espacio Natural de Sierra Nevada. Destino de Turismo Sostenible
Adéntrate en el segundo macizo montañoso de mayor altitud de toda Europa occidental.
Una cordillera imponente en Andalucía Oriental.
Hermana de los Alpes y del Himalaya.
El espacio Natural protegido de Sierra Nevada se asienta sobre las provincias de Granada y Almería.
Casi 172000 hectáreas, de las cuales 86200 pertenecen al parque nacional.
Podrás recorrerlo desde Alboloduy, en Almería, donde descubrirás grandes contrastes y desiertos,…
…y llegar hasta el valle de Lecrín, en la provincia de Granada, donde el clima es templado por la influencia del Mediterráneo.
Contempla el lugar de nacimiento de multitud de ríos, que desembocan tanto en el océano Atlántico como en el Mediterráneo.
Un tesoro donde la antigua presencia de glaciares ha propiciado medio centenar de lagunas de alta montaña.
Un ecosistema de media y alta montaña mediterránea, único en esta latitud, donde habitan más de 2.000 especies vegetales, de las cuales más de 60 son endemismos.
Ven y comparte la naturaleza con más de 300 especies animales únicas. Donde la cabra montés es la especie más característica.
Y donde también hay centros para la observación de la fauna.
__________
Aquí Los pueblos son diferentes, de norte a sur, y de este a oeste, y conservan toda la esencia de su cultura milenaria.
En la cara sur, La Alpujarra almeriense…y la Alpujarra de Granada.
Es un paraíso natural donde el tiempo transcurre lentamente, donde la vida es un privilegio natural bajo el sol del mediodía, un destino inolvidable donde relajarse y disfrutar.
Descubre La Cara Norte, con pueblos únicos en Almería
Y en Granada, el Marquesado del Zenete. Respira un aire diferente…Respira
Conocerás Pueblos en El Arco Noreste de la Vega de Granada…
y en el valle de Lecrín, donde la primavera parece eterna.
Aproxímate a nuestra cultura… Espectáculos sorprendentes en lo más recóndito de la Alpujarra, centros de interpretación y museos.
Un rico patrimonio está a tu disposición.
También podrás disfrutar de 18 áreas recreativas y 2 jardines botánicos.
__________
Infórmate en nuestros centros de visitantes. Hay multitud de actividades para todas las edades.
Entre los meses de junio y octubre de cada año se activa un Servicio de Interpretación de las Altas Cumbres, compuesto de microbuses y guías. Está disponible en las vertientes Sur y Norte del macizo.
Practica deportes de invierno en la estación de esquí más meridional de Europa y la de mayor altitud de España. Horas y horas de sol y excelente calidad de nieve.
Diviértete en el Puerto de la Ragua, que comunica la comarca del Marquesado del Zenete con la Alpujarra.
__________
El mundo está cambiando, y es una tarea de todos preservar los Espacios Naturales, con formas de turismo sostenible que nunca habrías imaginado.
Numerosos establecimientos y empresas están adheridos a la carta europea de turismo sostenible
Relájate y vive experiencias inolvidables,..
Diferentes…
Las Aulas de Naturaleza, donde los más pequeños descubrirán la Educación ambiental a través del juego y la actividad física.
__________
Acércate en cualquier época del año
Te esperan distintos tipos de aventura…
Camina por mas de 600 km de rutas señalizadas, con 33 senderos, fichas descriptivas, e información al inicio de la ruta.
La ruta Sulayr, un sendero de 340 km de longitud que circunda Sierra Nevada, para el que se han recuperado varias veredas tradicionales.
Recorre La Transnevada. Un itinerario cicloturista completamente señalizado que rodea el parque nacional
Te atenderemos en nuestros Refugios de Montaña, con personal especializado.
El refugio del Poqueira, base para la práctica del montañismo.
Desde allí podrás ascender al pico más alto de la Península Ibérica, el Mulhacén.
En la cara norte, el refugio del Postero Alto. Es la puerta para para cruzar todos los picos de la cordillera, o subir tu listón con el esquí de travesía.
La Integral de Sierra Nevada, es un ruta que comienza en Jérez del Marquesado, en la zona norte del macizo, y acaba en Nigüelas. Discurre a más de 3.000 metros de altitud.
Vive tu aventura, tu experiencia. Si ya nos has visitado, estamos seguros de que volverás y Si es tu primera vez, esperamos que te guste!!.

6

Una ruta en coche de pueblo en pueblo por la Alpujarra.



fun_468x60_espanol.gif


Bajo las montañas más altas de Españas y cerca de la Alhambra de Granada, se esconde un paisaje de inspiración para descubrir con calma. Ponemos rumbo a él para proponerte un recorrido por los pueblos blancos y escondidos de este territorio de carreteras serpenteantes, precipicios de vértigo y sorpresas miles.
Las crónicas más antiguas cuentan cómo los poetas árabes de finales del siglo XV lloraron sobre sus versos la pérdida de Granada. Culminada la conquista, derrotado el reino nazarí, los perdedores fueron recluidos en las Alpujarras, a espaldas de la nueva Alhambra cristiana. Boabdil, el último rey de Granada, llegó exiliado a esta solana escarpada y rugosa atado a sus costumbres y a su cultura, a su peculiar y refinado sentido de la vida y las artes. Sus súbditos acomodaron sus viviendas en imposibles pendientes, sembraron los campos de exóticos árboles frutales y canalizaron las lomas y los cerros con canales y acequias que aún sacian la sed de huertas y paratas. Las Alpujarras son la herencia directa de aquellas otras que cautivaron a los viajeros románticos del XIX, un territorio literario y místico a un escalón del Mediterráneo, elegido por decenas de poetas y escritores que hallaron en sus pequeños pueblos, blancos como copos de nieve, la inspiración necesaria para edificar su obra.

5
LANJARÓN
Es la puerta de entrada de la Alpujarra granadina, una villa aristocrática, de calles anchas y arboladas, donde aún manan las cinco fuentes que alimentan su romántico balneario
ÓRGIVA
Una carretera serpenteante conduce a Órgiva, capital de la Alpujarra baja, arracimada a orillas del río Guadalfeo que en primavera baja desbordante de agua debido a los deshielos de la sierra. Órgiva es un pueblo fácil de distinguir kilómetros antes de llegar a él gracias a las torres gemelas de la grácil y altiva iglesia de Nuestra Señora de la Expectación. De aquí parten los caminos que trepan hasta la Alpujarra alta, hasta los pueblos escondidos entre valles cerrados, cortantes desfiladeros, circos de origen glacial y precipicios que convocan al vértigo. Con la subida las carreteras se encrespan, se vuelven rebeldes, indisciplinadas y ariscas.

7
CÁÑAR Y SOPORTÚJAR
Cáñar es el primer pueblo donde se advierte que la arquitectura es otra. Kilómetros más arriba aguarda Soportújar donde los vecinos conviven desde hace años con los visitantes que muy regularmente acuden al centro budista O Sel Ling en busca de silencio, meditación y sosiego.

4
BARRANCO DEL POQUEIRA
Al final del camino se distinguen las formas angulosas del barranco del Poqueira que es como un país en miniatura donde todo parece guardar un orden, una proporción, una perfecta armonía. Recostado sobre la ladera reposa el pueblo de Pampaneira. Hay un letrero hecho en azulejos a la entrada del pueblo que dice: “Viajero, quédate a vivir con nosotros”. Los pueblos de la Alpujarra comparten un mismo modelo urbanístico y arquitectónicos. Las calles son estrechas y empinadas, las plazas asimétricas y las casas están aterrazadas. El techo de la primera sirve de sostén a la que se alza por encima. Los terraos están cubiertos de launas, piedras de pizarra que soportan a su vez el peso de unas peculiares chimeneas coronadas por dos lajas. El barranco del Poqueira es un territorio quebradizo, vertical, asolado por los vientos que descienden de Sierra Nevada. Por encima de Pampaneira se hallan Bubión y Capileria, de donde parten los altos caminos que conducen hasta el Veleta y el Mulhacén, las montañas más altas de la Península Ibérica.


TRÉVELEZ
En la Alpujarra las carreteras son hilos curvos esparcidos entre las altas montañas. Pitres y Pórtugos conservan algunas de las más llamativas muestras de arquitectura vernácula y Trevélez se encarama a las faldas del Mulhacén, a casi mil quinientos metros de altura, allí donde los ríos son rápidos que por primavera descienden sin freno alguno. Trevélez es el pueblo más alto de España, posee tres barrios, Alto, Medio y Bajo, y en el primero de todos abren sus puertas los secaderos de jamón que curan al viento de la sierra miles de piezas de exquisito cerdo.
VÁLOR Y YEGEN
Válor está ligada a la memoria de la rebeldía morisca y Yegen a uno de los libros más bellos escritos sobre estas tierras. Su autor fue Gerald Brenan, uno de los más reconocidos hispanistas de todos los tiempos. Llegó joven y vivió entre los alpujarreños el tiempo suficiente para alentar el retrato literario de estos lugares. “Al sur de Granada” es una declaración de amor a las Alpujarras, un testamento poético construido con la mirada, la memoria y los caminos que separan Granada del Mediterráneo.


NO DEJES DE… Visitar el blanco caserío de Mecina Bombarón, a más de 1.250 metros de altitud y circundado por caudalosos arroyos; Ohanes, una villa de calles empinadas y pasado mudéjar, y, a 5 kilómetros de ésta, el santuario de Trices, con unas espectaculares vistas del entorno. También, conocer cómo se elaboran las típicas jarapas alpujarreñas en el taller de Hilacar [jarapahilacar.com], en Bubión, que ha recuperado esta tradición artesanal tan arraigada en la zona, y donde incluso es posible apuntarse a un curso personalizado para aprender a tejer una jarapa y después llevársela a casa.
GUÍA PRÁCTICA
DÓNDE DORMIR
Alquería de Morayma [Cádiar, alqueriamorayma.com]. Finca agroforestal de 40 hectáreas que ofrece alojamiento en una cortijada formada por casas, transformadas en apartamentos rurales y habitaciones de hotel diseminadas.
Cortijo Prado Toro [Pitres, pradotoro.es]. Cortijo de construcción reciente que guarda rigurosamente el estilo alpujarreño de piedra y madera. Estudios, casas y apartamentos decorados con sencillez.
Balneario de Lanjarón [Lanjarón, balneariodelanjaron.com]. Abierto en 2012, garantiza bienestar y relajación por sus tratamientos termales y su idílica ubicación.
Alcazaba de Busquistar [Busquistar, hotelalcazaba.es]. Complejo apartahotel de cuatro estrellas en la línea de los pueblos de la Alpujarra. Habitaciones acogedores de aire rústico.
DÓNDE COMER
Alcadima [Lanjarón, alcadima.com]. Platos típicos de la región, herencia de una tradición andalusí centenaria, a la que se suman originales platos de autor. Restaurante de hotel.
El Corral del Castaño [Capileira, tel. 958 76 34 14]. Cocina de autor, mediterránea y platos de la zona.
El Rincón de Yegen [Yegen, elrincondeyegen.com]. Platos tradicionales y especialidades de las Alpujarras.
Fuente y fotos: hola.com

Chiscos San Anton

La Alpujarra arde por San Antón.



fun_468x60_espanol.gif

En torno a la onomástica de San Antonio de Abad, muchos municipios dedican este fin de semana a celebrarlo. Una de las comarcas donde la festividad de San Antonio de Abad coge mayor fuerza es en La Alpujarra, lugar en el que existe la tradición de los denominados chiscos de San Antón, una costumbre que la realizan muchos municipios de la zona, y que se traduce en el encendido de lo que se conocen como hogueras comunitarias a lo largo del pueblo y en el que cada uno le pone su particularidad.
Uno de los municipios de la comarca donde más empeño le ponen a las fiestas de San Antón es en el municipio de Torvizcón, allí durante la noche de ayer viernes ya se pudo disfrutar de la impactante estampa con la treintena de hogueras repartidas por todo el pueblo para posteriormente aprovechar las ascuas y asar y degustar la variada carne de marrano. Aquí estas fiestas están declaradas de Interés Turístico Nacional. Fueron un total de veintiocho hogueras las que se prendieron de llamas a partir y en las que alrededor de ellas vecinos y visitantes degustaron chacinas y vino de la Contraviesa. Pero fue, la hoguera principal, la que se preparó en la plaza del Ayuntamiento, la que dio el pistoletazo de salida y que correspondió encender a los premiados de la II gala Viña de Oro. Las fiestas de San Antón en Torvizcón, que contaron con el pregón anoche a cargo de la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez, continuarán durante todo el fin de semana. Además, en esta localidad existe la curiosa costumbre de criar, todos los años y en plan comunitario, un cerdo al que llaman “marranillo de San Antón.
La fiesta llegará también a Bubión celebrarán durante todo el fin de semana las fiestas patronales en honor a San Sebastián y San Antón. Durante las fiestas se realizan diversos actos de tipo religiosos y más populares.


Fuente:Granadahoy

lavanderas

Gerald Brenan y el espíritu literario de Bloomsbury en la Alpujarra granadina.



fun_468x60_espanol.gif


Pocas veces lugares tan opuestos como Bloomsbury, el exclusivo barrio del centro de Londres, y Yegen, una pequeña aldea perdida en la Alpujarra de Granada han sido el punto de encuentro de tantos artistas.
A Gerald Brenan (1894-1987) suele considerársele el hispanista más destacado del siglo pasado por obras como El laberinto español, La faz de España o Al sur de Granada. Sin embargo, además de su faceta como escritor e intelectual de enjundia, cabe en su haber el papel de “alcahueta” que ejerció entre dos culturas antagónicas como la inglesa y la española.
Pocas veces lugares tan opuestos como pueden ser Bloomsbury, el exclusivo barrio del centro de Londres, y Yegen, una pequeña aldea perdida en la Alpujarra de Granada, mantuvieron un romance tan peculiar e intenso como el que disfrutaron desde comienzos de 1919 hasta finales de 1934. Sucesivas olas de visitantes insignes como pueden ser Dora Carrington y Lytton Strachey; Virginia Woolf y Leonard Woolf, o Bertrand Rusell visitaron Yegen y a su inquilino más extravagante: Gerald Brenan.
El apelativo “Bloomsbury” se utilizó para denominar a un grupo de intelectuales, que durante el primer tercio del siglo XX en Inglaterra, revolucionaron el pensamiento, la literatura y las artes. Comenzaron a reunirse –reuniones míticas que acabarían formando parte de la leyenda– en torno a 1907, en casa de las hermanas Stephen, más tarde conocidas como Virginia Woolf y Vanessa Bell. Entre los asistentes destacaban E.M Forster, John Maynard Keynes, Lytton Strachey, Duncan Grant o el propio matrimonio Woolf. Si algo tenía en común un colectivo tan heterogéneo era que sentía gran desprecio por la religión, enarboló el pacifismo como seña de identidad, mostró un enconado desprecio hacia la moral victoriana y trajo algo de aire nuevo a la estancada escena artística del siglo XIX.
Tras combatir en la Primera Guerra Mundial, y antes de emprender su aventura española, Gerald Brenan se instaló brevemente en Londres. Su intención era intentar aprender el oficio de escritor, pero la vida social era demasiado intensa.
Entró en contacto con la órbita del grupo de Bloomsbury y participó en alguno de los famosos encuentros del grupo. Desde un principio se sintió algo acomplejado por la presencia arrolladora de personas como Virginia Woolf, John Maynard Keynes o E.M Forster, es más, se creía inferior por no haber cursado estudios universitarios. Brenan describe en su autobiografía, Memoria personal, con gran detalle, toda la filosofía y las peculiaridades del grupo. En el fondo, los míticos encuentros, no eran más que una excusa para disfrutar de una buena conversación, eso sí, el invitado nuevo estaba obligado a no ser aburrido: la peor de las inculpaciones en Bloomsbury, algo que incluso conllevaría el veto a las famosas tertulias. “Nunca me sentí del todo identificado con Bloomsbury como grupo. No había duda sobre la brillantez de su inteligencia, ni de que su culto por la buena conversación hacía de ellos unas personas cuya amistad resultaba muy estimulante […] Civilizados, liberales, agnósticos o ateos como sus padres antes que ellos, siempre habían estado demasiado por encima de la vida de su tiempo, siempre demasiado poco expuestos a su confusión y violencia para vivirla de verdad”. Brenan quiso seguir su propio camino, nunca acabó de sentirse cómodo en grupos, consideraba los círculos literarios como elitistas, poco implicados con el mundo, y fundamentalmente faltos de gente realmente humana. Según Brenan los miembros de Bloomsbury “olían demasiado a Universidad. Les habían lavado el cerebro y dado un condicionamiento de clase”.
Por consiguiente, su idea de marcharse a España suponía retomar su educación, dedicarse a leer. Intentaba rescatar el tiempo que le arrebató la Primera Guerra. Andalucía se convertiría en su particular universidad donde aprendió, sobre todo, de sí mismo.
Y siguió su propio camino en la vida, la sinuosa senda de la literatura. Escribió Al sur de Granada, su obra más reconocida, una referencia indispensable para la etnografía moderna, en la que se recoge la estancia de Brenan en una pequeña aldea perdida en la Alpujarra granadina a principios de los años 20. Hoy día es un clásico consolidado del que se cumplen 52 años de su primera edición inglesa.
La Alpujarra es una comarca situada a los pies de la cordillera de Sierra Nevada. Surcada por sempiternos barrancos y arroyos bañados por la reserva casi inagotable de hielo y la nieve que se derrite en las cumbres a más de 2.400 metros. Los romanos comenzaron a construir aquí una red de acequias para el riego, que luego remataron los beréberes en la Edad Media. Otro ilustre viajero que visitó la región a finales de los años setenta del siglo pasado fue Bruce Chatwin, lo hizo para encontrarse con Brenan y comparó aquellas tierras con Afganistán. Jonathan Gathorne-Hardy, biógrafo de Brenan, realiza una brillante analogía: el caso de Brenan es como si hoy día un inglés decidiera instalarse en una remota aldea de Afganistán con la única compañía de dos mil libros y el sueño de ser poeta.
Gran impacto emocional causó la Alpujarra en Gerald Brenan “ya supe entonces que jamás había visto país más hermoso que aquella España”.
Brenan se instaló en Yegen el 13 de enero de 1919. Fue su casa, de manera esporádica, hasta 1934. Yegen es una aldea con arquitectura de origen beréber, una serie de casas unidas entre sí con forma de caja, sin blanquear y los terrados de launa gris azulado. Todas edificadas en la ladera de una montaña, las calles sin adoquinar, sólo tierra y protegidas a intervalos por los tinaos, una especie de soportales que protegían a los viandantes de las inclemencias del tiempo. Los animales vivían en la parte baja de las casas. Las colonias de pulgas, garrapatas y moscas campaban a sus anchas. No había luz eléctrica, agua corriente, ni lavabos.
Enseguida quedó prendado de la panorámica de Yegen. Suspendido a unos mil doscientos metros, cada anochecer todo quedaba encadenado al silencio. Y si algún sonido furtivo emergía se propagaba a lo largo de muchos kilómetros. “Océanos de aire, y las nubes, como ballenas o enormes barcos varados, pendían sobre la aldea ancladas por las corrientes de húmedo aire marino que ascendían hasta coronar Sierra Nevada”, escribió Brenan.
Carlos Pranger Licenciado en psicología, poeta, periodista, traductor y escritor.
Fuente: Revista Legado Andalusí.

PASODOBLE TORERO A GERALD BRENAN.

1420563173_extras_noticia_foton_7_1

Una meta en las Alpujarras



fun_468x60_espanol.gif


Será en la séptima etapa de la Vuelta 2015.
Es el final en alto que faltaba por conocer antes de la presentación el sábado de la Vuelta 2015.
El pasado 27 de diciembre, MARCA daba a conocer que la Vuelta a España 2015 tendría exactamente nueve finales inéditos y daba cuenta de ocho de ellos. Hoy podemos avanzar el que faltaba, a cuatro días de la presentación oficial de la 70ª edición de la ronda española, que tendrá lugar en Torremolinos.
Será en la séptima etapa y en las Alpujarras, con motivo de la candidatura de esta sierra granadina a convertirse en Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco. El final de etapa se desarrollará en la localidad de Capileira, tras una ascensión de mayor longitud y entidad que las dos anteriores en tierras andaluzas, Caminito del Rey y Vejer de la Frontera. La pequeña población, de menos de 600 habitantes censados, está ubicada sobre el valle de Poqueira, a la sombra de los grandes picos de Sierra Nevada.
La etapa tendrá una longitud de unos 180 kilómetros y partirá de la jienense Jódar, localidad de la sierra Mágina, una colección de parajes que la Vuelta está explotando con éxito en los últimos tiempos. No es extraño que con tanto descubrimiento de finales (e inicios) insólitos, al director general de la Vuelta le haya condecorado el Gobierno con la medalla al mérito turístico a la promoción.
Con este fin de etapa a 1.400 metros de altitud se dará fin a la serie de metas en escalada de la primera semana, completamente andaluza, de la Vuelta 2015. Al día siguiente, con salida en la provincia granadina, la caravana partirá hacia Murcia, donde espera una jornada movida con valientes labrándose la gloria en el descenso de la Cresta del Gallo hacia la capital murciana.
Ascensiones inéditas
Como ya se informó, el siguiente final en alto será en Benitatxell, concretamente en la Cumbre del Sol, en la Marina Alta alicantina. Otro detalle que desvelamos entonces fue el largo traslado desde Castellón a Andorra, donde tras la primera jornada de descanso se recorrerá la etapa íntegra en el Principado, con puertos encadenados y un final muy exigente. Pura épica, según Purito Rodríguez, consejero de los técnicos de Unipublic, Paco Giner y Fernando Escartín, en este trazado.
La montaña continuará con un tríptico cántabro-asturiano. Los puertos más conocidos de la cordillera norte peninsular darán paso a otras ascensiones inéditas para la Vuelta en 80 años de existencia: Fuente del Chivo, Sotres y el duro puerto de Quirós. Tres finales que prometen épica antes de la crono individual de Burgos (dicen cercana a los 40 km) y la etapa de la sierra de Guadarrama, con final en descenso.
7ª viernes 28. Jódar – Capileira (alto).

Fuente y foto: Marca