Archivo por meses: septiembre 2014

Pampaneira

Pampaneira entra en la red nacional de los pueblos más bonitos de España.


Es la primera localidad de la provincia en formar parte de este grupo
Pampaneira, en la Alpujarra de Granada, ha sido incluido en la red nacional de los Pueblos Más Bonitos de España, del que forman parte 24 municipios españoles con encanto.
Situado en el barranco del Poqueira, conforma junto a Bubión y Capileira un conjunto histórico artístico que ha mantenido el aspecto berebere en la arquitectura de sus casas y calles.
Con una extensión de unos 18 kilómetros cuadrados, Pampaneira tiene una población de unos 340 habitantes.

fun_468x60_espanol.gif


Para Rafaela Rodríguez, alcaldesa de este pequeño pueblo alpujarreño, éste es “el principio de un largo camino donde se continuará trabajando por la conservación del patrimonio”.
Ha confiado en que la inclusión de Pampaneira en esta asociación se traduzca en una mayor afluencia de visitantes.


Europe Hotels Click Here for Guaranteed Low Rates!

Esta asociación, presidida por Óscar Soria, tiene por objetivo la difusión y promoción nacional e internacional de los pueblos con encanto que actualmente forman parte de este selecto club.
Desde hoy, Pampaneira lucirá en las entradas al municipio los carteles que le acreditan como uno de los más bonitos de España.
Pampaneira es la primera localidad de la provincia de Granada que pasa a formar parte de esta red nacional, en la que se integran un total de 24 municipios, entre ellos los andaluces Mojácar y Lucainena de las Torres (ambos en Almería) y la gaditana Vejer de la Frontera.
La asociación tiene previstas nuevas incorporaciones para el próximo año que serán presentadas en la Feria Internacional del Turismo de Madrid a finales de enero.

Fuente y foto: Ideal

ESPAÑA TV EN CAPILEIRA LA ALPUJARRA;

Capileira esta situado en la parte noroccidental de la comarca de la Alpujarra Granadina. Limita con los municipios de Pampaneira, Bubión, La Taha, Pórtugos, Trevélez, Güéjar Sierra, Monachil, Dílar y Lanjarón.
Gran parte de su término municipal pertenece al Parque Nacional de Sierra Nevada, llegando hasta las cimas del pico Veleta y el Mulhacén, techo de la península Ibérica, que comparte con Güéjar Sierra y Trevélez. Todo el municipio forma parte igualmente del Conjunto Histórico del Barranco del Poqueira.
Este pueblo se sitúa en la parte alta del valle de Poqueira, en la vertiente meridional de Sierra Nevada. Durante las últimas décadas el turismo ha comenzado a despuntar en la economía local.

alxol

La historia árabe sobrevive en la Alpujarra almeriense con Alsodux. La ruta de los 102 | Alsodux.



fun_468x60_espanol.gif


El cronista musulmán Idrisi describió su situación estratégica entre el río Nacimiento y su acceso a Guadix Los cultivos con los que cuenta son frutales cítricos, parras y olivares.
Entre tierras dedicadas al cultivo de frutales y parras, en un paisaje de cerros y terreno semidesértico, se levanta el pueblo de Alsodux. Con terrados de origen morisco, sus paredes blancas destacan sobre el fondo color marrón y el verde de sus cultivos añade una pincelada de alegría. Entre todas las edificaciones, sobresale la Iglesia Parroquial, de estilo mudéjar y en pie desde el Siglo XVI.
Este municipio cuenta con una clara influencia musulmana, como bien se puede observar con el estilo de sus casas y la raíz de su nombre. Aunque de origen confuso, los historiadores han traducido éste como el “sexto”, derivado de la palabra árabe al-sadis o de la forma andalusí sodux, que haría referencia al lugar que ocupa este pueblo dentro de la taha de Marchena.


La historia de esta villa se remonta a la época de los grandes califatos. La primera referencia con la que cuenta corresponde a Idrisi, reputado geógrafo y cronista árabe, que ya en el siglo XII relató la situación estratégica del lugar para la vigilancia del río Nacimiento y su acceso a Guadix. A partir de 1232, cuando el reino de Al-Andalus queda reducido al sultanato nazarí, el pueblo de Alsodux se inscribía como uno de los diez municipios que formaban la taha de Marchena, junto a otros cercanos.
Con la conquista cristiana y las Capitulaciones de Almería, el pueblo de Alsodux se lo cederían como recompensa de los Reyes Católicos a don Gutierre de Cárdenas y Chacón, junto al resto de la taha y formando el señorío de los Cárdenas, posteriormente duques de Maqueda, hasta su independencia oficial en 1835.

A pesar de que ya formaba parte del reino cristiano, el pueblo seguiría siendo morisco hasta la expulsión definitiva de estos en 1570, época de la que data la iglesia característica del municipio.
Entre los siglos XVIII y XIX, Alsodux experimentaría un aumento de la población y alzamiento económico. A fecha de hoy, este pueblo cuenta con 155 habitantes.
Situado a 21 kilómetros de la capital de Almería, este este municipio principalmente agrícola cultiva horticultura y árboles frutales aunque su primordial cultivo son los cítricos. En el S XIX se introdujo entre sus tierras la plantación de la uva de Ohanes, que tras la crisis del parral quedaría sustituida por los naranjos, que conformarían la base de su economía. También hay que destacar el papel del olivar en estos sembrados.

Europe Hotels Click Here for Guaranteed Low Rates!

Los principales monumentos de este pedazo de historia viva de la época de resplandor árabe en nuestra península son su ermita, la torre del reloj y un antiguo lavadero al que acudían las mujeres y que se define como “muy peculiar”. La estrella de la corona, no obstante, es su iglesia, construida sobre la antigua mezquita tras la eliminación de todos los musulmanes del municipio.
Pero no puede faltar la gastronomía entre los intereses turísticos. Como no podría ser de otra manera en un pueblo de la Alpujarra almeriense, lo tradicional son los gurullos, las gachas y el ajoblanco, que conforman las comidas más típicas dentro de la antigua taha de Marchena.

Fuente y foto: elalmeria.es

cris

Chris Stewart completará la ruta Integral 3000 en Sierra Nevada para recaudar fondos para Acompalia


fun_468x60_espanol.gif


El autor del best-seller “Entre limones”, Chris Stewart, se está entrenando para participar en uno de los senderos de montaña más exigentes de Europa, el Integral 3000, en el mes de junio. Él y sus compañeros de ruta, el agricultor Nick Cranham y su hermano Glenn, están buscando patrocinadores para recaudar fondos para Acompalia, la asociación de cuidados paliativos para enfermos terminales con sede en Granada.
Chris y sus compañeros planean completar la ruta en cuatro días, desde el domingo 15 al miércoles 18 de junio. La ruta incluye hasta quince picos de más de 3000 metros en las cumbres de de Sierra Nevada y ofrece algunos de los paisajes más espectaculares de la España peninsular.


Chris, vicepresidente de Acompalia, explica qué le ha motivado a aceptar este desafío: “Vivimos una época difícil, nuestros líderes nos han defraudado y el apoyo del Estado es cada vez menor. Pero no todo es negativo. En el futuro vamos a tener que ser más autosuficientes y Acompalia es un gran ejemplo de ello.
Las enfermedades terminales no han desaparecido con la crisis económica, ni el miedo y la desesperación que ocasionan a pacientes, familiares y amigos.
Acompalia nació en el año 2012, impulsada por un grupo pequeño, pero muy comprometido en la obtención de fondos para ofrecer asistencia a domicilio, apoyo profesional, cuidados paliativos, y, como último objetivo, un centro de atención integral para enfermos terminales. Embarcarse en estos tiempos en un proyecto como éste es una empresa poco menos que quijotesca. Pero con determinación, trabajo duro y su negativa a aceptar un no por respuesta, Acompalia ya está alcanzando sus primeros objetivos.


Europe Hotels Click Here for Guaranteed Low Rates!

Me siento privilegiado de formar parte de esta asociación, porque creo que se trata de nuestro futuro. Creo que iniciativas como Acompalia nos muestran el camino para lograr una sociedad más justa y compasiva”.
Nick Cranham es un agricultor que vive cerca de Chris Stewart en la sierra de la Contraviesa, al sur de Granada. “La distancia real que vamos a cubrir, alrededor de 100 kilómetros, no es tan grande”, dice Nick, “pero la orografía y la orientación que se requiere hace que la ruta esté clasificada como difícil o muy difícil por el Parque Nacional de Sierra Nevada.” El itinerario completo de la caminata será publicado más cerca de la fecha de la expedición.



Nick continúa: “Estoy encantado de ayudar a recaudar fondos para Acompalia, una asociación benéfica que trabaja incansablemente para ayudar a las personas con enfermedades terminales y sus familias en sus momentos más difíciles. Patrocinando nuestra expedición ayudarán a hacer realidad la visión de Acompalia: ofrecer cuidados paliativos que permitan a los pacientes con enfermedades terminales pasar sus últimos días en un entorno tranquilo con sus familias”.
La presidenta de Acompalia, Tina Emmott, aplaudió a Chris, Nick y Glenn y destacó especialmente la dureza del reto que han asumido:
“Chris es un gran embajador de Acompalia y se toma un gran interés en todo lo que hacemos. Él y Nick ya están poniéndose en forma para acometer el Integral 3000: ¡un desafío que sólo está al alcance de excursionistas expertos! Les deseo mucha suerte y espero darles la bienvenida cuando regresen sanos y salvos”.
Para más detalles y para ofrecer apoyo a Chris y Nick, por favor visite www.Acompalia.org.
El último libro de Chris Stewart, “Last Days of the Bus Club” se publicó el pasado 1 de junio.
Para más información sobre otros eventos de recaudación de fondos y oportunidades de voluntariado, por favor visite la página web de Acompalia: www.acompalia.org, o póngase en contacto con Tina Emmott en: 958 784 055 o en info@acompalia.org.

Fuente: motrildigital

MIGAS EN SORVILAN FIESTAS 2014.

Aquí os dejamos un video de cómo hacen las migas en las fiestas de Sorvilán.

fun_468x60_espanol.gif

Fondón

La Alpujarra museística


Más de una veintena de municipios muestran a sus visitantes durante todo el año pequeños trozos llenos de historia, costumbres, cultura y tradiciones del lugar
La Alpujarra de Norte a Sur y Este a Oeste desparrama belleza por doquier, aunque no sólo de belleza paisajística puede presumir esta comarca. En el interior de la veintena de pueblos también se pueden encontrar pequeños trozos de historia convertidos en museos. Son numerosas las salas, los espacios y rincones que existen en la Alpujarra y que guardan la tradición, sus costumbres y su cultura con objeto de que perduren por siempre.
Sobre todo en los meses de verano, los municipios alpujarreños experimentan un aumento considerable, llegando algunos incluso a duplicar su número de habitantes, un hecho que requiere de alternativas para atender y entretener a los turistas y familiares que se acercan a esta comarca procedentes en su mayoría, aparte de Almería y Málaga, de zonas como Barcelona, Bilbao o Mallorca, aunque también de lugares más alejados como Alemania o Francia.
La Fonda de Don Geraldo es el espacio que se encuentra en el núcleo de Yegen. Éste es el rincón alpujarreño en el que Gerald Brenan pasó gran parte de su vida (1920-1934) y que le sirvió de inspiración para sus publicaciones.
Como muestra de esa interrelación del municipio con Brenan, desde hace algunos años Yegen tiene las puertas abiertas de la Fonda dedicada al escritor británico, conocido por los lugareños como Don Geraldo, para dar a conocer su figura. En dicho espacio (antigua fonda de Manuel Juliana en la que estuvo hospedado Brenan) los visitantes tienen la oportunidad de conocer más sobre el hispanista a través de una muestra permanente y denominada La Huella de Brenan que recoge una serie de objetos relacionados con la estancia y la vida de Brenan en Yegen.

fun_468x60_espanol.gif


El inmueble se conserva tal y como se alojó Brenan en un principio, cuando en 1920 decidió residir en Yegen, si bien después el autor del libro Al Sur de Granada alquiló en este panorámico y saludable pueblo una hermosa casa con jardín por 120 pesetas al año. La fonda abre sus puertas en horario de mañana y tarde.
Y si en Yegen se rinde homenaje a Gerald Brenan, en la localidad de Capileira hacen lo propio con el Museo Alpujarreño de Artes y Costumbres Populares Pedro Antonio de Alarcón, un museo situado desde 1972 en el segundo municipio más alto de la comarca, y que precisamente ha sido adecentado recientemente. El museo, que puede ser visitado de once de la mañana a dos de la tarde, acoge una gran muestra de enseres domésticos, un telar, cuadros, colecciones de cerámica y herramientas de labranza.
También, entre otros muchos objetos, existen dos escudos heráldicos labrados en piedra que pertenecieron a familias castellanas que llegaron a esta zona del Barranco de Poqueira con la repoblación cristiana.
En la zona más oriental de la comarca alpujarreña, dentro de la provincia de Granada, se encuentra el Museo de Patrimonio Cultural. Una Casa señorial ubicada en la plaza de los Caños de Ugíjar y que desde finales de junio funciona como Museo de Usos y Costumbres de la Alpujarra. Se trata de un edificio histórico rehabilitado del que se conserva la fachada manteniendo la tipología constructiva con planta cuadrada y escalera iluminada por un lucernario.
De imagen moderna pero respetando la esencia de este enclave patrimonial, el museo expone una colección museística con base en el fondo etnográfico reunido durante años por la familia Jiménez Tovar. Además se pueden ver todo tipo de piezas, aperos de labranza y artesanía vinculada a la historia alpujarreña. También hay paneles explicativos de los paisajes y la cultura tradicional de la comarca.


Europe Hotels Click Here for Guaranteed Low Rates!

Cambiando de lugar, a finales del siglo XVIII, un monje capuchino con problemas de salud encontró un manantial en Lanjarón y, tras probar de sus aguas, le dio resultado. Por ello, en el lugar instaló una casa de madera, bautizando este manantial como el de capuchina. En este hecho se ha inspirado lo que hoy se conoce como el Museo del Agua, un proyecto cultural del municipio lanjaronense que pretende poner en valor y mostrar la relación entre el pueblo y el agua.
Con apenas unos pocos años de existencia, este museo se ha convertido en una de las principales referencias a la hora de conocer de interrelación entre los vecinos de Lanjarón y el agua. Además, como comenta una de las guías del museo “la intervención se ha realizado con objeto de recuperar un ámbito muy desestructurado pero con construcciones históricas muy significativas y vinculadas al agua y con la intención de preservar el paisaje en este maravilloso entorno natural”.
Lanjarón no sólo es epicentro del agua, también lo es de la apicultura desde que hace tres años se abrieran las puertas del Museo de la Miel, un espacio abierto al público y escolares con la finalidad de difundir la historia de la apicultura, la biología de la abeja, productos de la colmena, o las características de los diferentes tipos de miel, entre otras cuestiones divulgativas. Asimismo, esta actividad, que desarrolla el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Miel de Granada, busca incrementar la oferta de actividades turísticas de calidad en la Alpujarra, dando a conocer a los visitantes y escolares los valores de la apicultura y sus implicaciones sobre el medio físico donde se produce.



El promotor de este proyecto, José Orantes, destaca “la doble función de este museo que por un lado sirve para divulgar las mieles y por otro lado supone un atractivo más para la comarca de la Alpujarra”. En la finca apícola se desarrollan cuatro actividades, primero los visitantes tienen la posibilidad de contemplar los diferentes colmenares, posteriormente pueden disfrutar del itinerario didáctico-apícola con los correspondientes paneles estáticos, por otro lado se puede visitar el impresionante Lagar de cera, el único de estas características que existe en Andalucía, y finalmente está el museo, el edificio principal y que está dotado de una serie de elementos dinámicos para entretenerse y divertirse con el mundo de la abeja.
Una opción más, por tanto, de conocer el desarrollo sostenible en el que está implicada la agricultura alpujarreña, en esta ocasión, a través de la miel, y en una época en la que hay que buscar nuevas alternativas.
Hace algunos años que el municipio alpujarreño de Lobras, el más pequeño de la provincia, estuvo a punto de desaparecer debido, entre otras cosas, a la escasa densidad de población. Hoy en día, con algo más de 120 habitantes, no sólo ha sabido mantener su población, sino que ha sabido salir adelante. Como ejemplo del esfuerzo está el Centro de Interpretación Minero y Etnográfico inaugurado hace algo más de tres años en Tímar, anejo de esta localidad, y que ha supuesto un añadido turístico más.
Un museo, construido para, por un lado, arreglar un edificio que estaba a punto de caerse, y por otro lado, representar todos los elementos culturales y económicos que ha habido en esta zona a lo largo de los siglos.A través de este centro se pueden descubrir las costumbres de la vida del pueblo, fundamentalmente basadas en la utilización del esparto, los telares, la cría de los gusanos de seda, y sobre todo, el mercurio, teniendo en cuenta que la zona está repleta de minas. La alcaldesa de Lobras, Ana Rodríguez, cuenta que “queremos mostrarles a nuestros vecinos y visitantes cómo se vivía en nuestros pueblos y queremos que esas historias perduren para siempre. Ofreciendo además el paisaje como un valor natural más”.

El museo está dividido en cuatro espacios. Por un lado, la parte histórica, con la puerta de la iglesia recuperada y el libro de apeo, que data del siglo XVI; por otro lado, la parte etnográfica en la que se representan los modos de vida y producción del pueblo con los telares, el esparto y la seda; la parte paisajística, debido a la potencialidad que ofrece el centro; y la parte del mercurio, con maquetas explicativas sobre la extracción de este metal.

Un conjunto de museos que muestra el valor cultural, la historia y la tradición de estos numerosos municipios de la parte suroriental de Granada.

Fuente: Diariogranadahoy

Laroles ya tiene su teatro al aire libre en plena Alpujarra granadina.

Miguel Rabaneda ha inagurado el teatro.



fun_468x60_espanol.gif

<7center>